lunes, junio 17, 2024
InicioActualidadSEIS MESES DEL TOPO

SEIS MESES DEL TOPO

Se cumplen 6 meses de gobierno de Javier Milei y su equipo. En todas las corrientes políticas, medios, analistas, encuestadores se escruta en los resultados. Cuando se miran los números, las políticas y las expresiones salvo un estrecho grupo de fanáticos entre ellos algunos periodistas las evaluaciones son concurrentes. Hasta el diario La Nación no puede eludir el peso contundente de los números y políticas.

Hasta el propio Milei en un reportaje de Bari Weiss en un portal de noticias de EEUU reconoció sobre la situación “La foto es horrible pero la película es maravillosa”.

Algunos de los datos que marcan que las decisiones políticas y administrativas tomadas por el gobierno construyen esta realidad horrible son:

  • Durante su gobierno cayeron en la pobreza 5.000.000 de personas. Y la indigencia pasó del 9,6 al 17,5%.
  • El consumo de leche cayó el 17,6%, el de carne más del 6%.
  • Hubo aproximadamente más de 19.000 despidos del estado y sus empresas. Está planificando 15.000 más en junio y llegar a 70.000 a fin de año.
  • Se estima que en el sector privado hubo 63.000 despidos o pérdida de puestos de trabajo.
  • Se desplomó la industria (-16%), la construcción (-3 7%), y el consumo (-14%). Los créditos hipotecarios bajaron el 66% comparando marzo interanual.
  • Las ollas y los comedores están sin por decisión de las autoridades. Crecen los nuevos participantes de los comedores es decir personas que no habían pasado por esa situación y que la necesidad los empuja.
  • Las jubilaciones son el principal componente del ajuste y la licuadora donde perdieron entre el 33 y el 35%. Las declaraciones del nuevo jefe de Gabinete sobre que si se aprueba la modestísima ley de reforma de la forma de actualización se pondría en peligro el superávit fiscal es un reconocimiento de que el ajuste se hizo sobre los jubilados.
  • Los salarios perdieron frente a la inflación aproximadamente el 15% de su poder adquisitivo. Y el salario mínimo vital y móvil el 29%.
  • Por decreto autorizaron un nuevo endeudamiento en Letras del Tesoro por 35 billones de pesos, aproximadamente US$ 40.000 millones al tipo de cambio oficial.
  •  Aumentos en las tarifas de energía que variaron entre el 300% y 400%.
  • Se desfinanció a las Universidades Nacionales y las negociaciones después de las impresionantes marchas del 23 de abril todavía no abarcan ni las necesidades ni los salarios de docentes y no docentes.

Si a lo realizado en solo 6 meses se le agrega los planes de destrucción estatal, del sistema científico-tecnológico, de desfinanciamiento global de la cultura, de la despreocupación por la suerte de las familias, de la reforma laboral que quieren producir por derecho o de hecho, si se llega  a aprobar la ley bases, el resultado si irá agravando, y aunque no quiera reconocerlo para seguir engañando a parte de nuestro pueblo o para seguir fanatizando a su grupo, utilizando la misma jerga del presidente la película es horrible.

¿La destrucción como programa?

El programa de gobierno parece sintetizarse en la destrucción del estado cuando en el mismo reportaje que citamos más arriba sostiene: “Soy el que destruye el Estado desde adentro. Es como estar infiltrado en las filas enemigas. La reforma del Estado la tiene que hacer alguien que odie el Estado”

Sin embargo, eso es solo una parte de su programa que se infiere de los hechos, discursos y decisiones. La destrucción del estado no está planteada como la superación de una maquinaria opresiva sino como instrumentos para lograr la soberanía nacional. Cuanto menos estado menos control sobre la voluntad de las grandes corporaciones que buscan seguir y profundizar el saqueo de nuestras riquezas. Cuanto menos estado la sociedad tiene menos capacidad de incidir en los rumbos del país, en su desarrollo integral y equilibrado. La idea de someterse al mercado sin estado es simplemente garantizar la ley del más fuerte sobre el 99% de la población. Es la destrucción de la idea de comunidad, de intereses comunes, y por lo tanto de la Patria.

Además del programa de gobierno, también la gestión del gobierno nacional está marcada por la ineficacia y las guerras de grupos de intereses parecido a un combate entre mafias. Mas allá de lo que puede seguirse diariamente en los medios de comunicación masivos sobre los distintos capítulos de estas novelas ¿que expresan?

Una primera respuesta se ubica en la falta de cuadros tanto políticos como con capacidad de administración estatal. Para algunos que tratan de disculpar las políticas y las ineficacias se plantea que son gente que viene de afuera de la política.

Tratar de analizar esta realidad nos remite en opinión de esta columna a que la Libertad Avanza no es un partido, sino solo un grupo que actúa como banda y que para lograr musculatura política hacia el momento electoral y luego de su triunfo recurrió a lo peor de la política, a un reclutamiento de lo peor del pasado y de las practicas oportunistas. No es solo que Milei no estaba preparado para ser presidente, sino que es el techo con que funcionan este tipo de jefaturas mesiánicas, el techo en el sentido que los convocados son siempre menos capaces que el “jefe” para que este pueda seguir siéndolo. La intención que tenían era ser el partido de la ultraderecha argentina al estilo Vox (el partido español) con un porcentaje del 10 al 20% del electorado, pero el fracaso de las dos coaliciones Juntos por el Cambio y el Frente de Todos los catapultó al triunfo. En palabras de ellos “las fuerzas del cielo” lograron su triunfo.

Las crisis de gobierno abiertas o larvadas, el capítulo de ilegalidades e ineficacias del Ministerio de Capital Humano, la expulsión del jefe de Gabinete Nicolas Posse y de su gente en distintas áreas muestran que el ejercicio del poder administrativo del estado en vez de sanear aquella situación que marcamos superando la banda y construyendo equipos de partido y gobierno en lugar, la situación es que se agrava.

La ira de MIlei, su falta de dialogo aún con los colaboracionistas, su desentendimiento de la gestión y sus viajes recurrentes al exterior, el darle solo entrevistas a periodistas adeptos o pagos, muestran que su distancia con la realidad compleja del país tiende a profundizarse. Y siguen mostrando un desprecio por la democracia al punto que trata de mostrarle a su electorado que la falta de resultados se debe a que es un sistema que no sirve. Lo podrá esconder con frases sobre que el congreso está lleno de ratas o por otras que despierten las simpatías, pero lo concreto y profundo es que su plan necesita anularla.

Para ello el presidente se apoya en el descredito de los partidos políticos. Por eso intenta mostrar la relación entre el “líder” y la “gente de bien” (sus adeptos) como el camino de ejercicio del poder. Sus comparaciones torpes con Roma de la época imperial, con un rey, con Moisés, habla de esa relación donde él quiere situarse. No es un tema psicológico como muchos lo quieren ver y analizar, es un proyecto político sin democracia. Su subordinación extrema a EEUU y al genocida primer ministro israelí Benjamín Netanyahu muestran también el fondo de su idea de ser el delegado de la ultraderecha mundial en el país o cuando se vaya del poder ser contenido y arropado por esa internacional.

Su sueño y sobre todo su práctica apunta a la demolición de las formas de organización de nuestro pueblo, tanto de los partidos como de las organizaciones sociales y movimientos. Es mentira que traten de liberar de intermediarios a quienes necesitan la ayuda social del estado, lo que quieren es exterminar a las organizaciones que reclaman y organizan al pueblo. La sociedad argentina ha sido y es una comunidad compleja, repleta de formas de participación y protagonismo, por eso le es difícil avanzar y a cada paso encuentra resistencias, a veces micro y a veces inmensas. El proyecto neocolonial necesita debilitarlas o suprimirlas. El odio de esta elites de ultraderecha a la política en realidad es odio a la democracia, es clasismo extremo, es racismo, es desigualdad profunda.

La clave en la Ley Bases es la delegación de facultades legislativas en el presidente porque expresa la idea de limitar al máximo el congreso nacional, de derribar “por dentro” a la democracia.

Por eso son horas donde utilizaran al máximo la billetera del estado nacional para una toma y daca con gobernadores cómplices y con senadores dispuestos a ser comprados. Aunque el temor a ser fusilados mediáticamente o por las redes para los que no acaten se va disipando poco a poco, no hay que minimizar el poder de la billetera, de la “Banelco” más para un gobierno que para construir su partido rasco en el fondo de la olla de la política.

Afuera del Congreso pese a las amenazas de Bullrich una inmensa movilización está convocada el 12 de junio.

Como siempre hay una historia que transcurre en las alturas y hay otra historia que se escribe en las empresas, en los barrios, en las escuelas, en las ollas, en las familias. Una historia que no es reflejada por los grandes medios hasta que no estalla. Que no se vea allí, no quiere decir que este pueblo impredecible para el poder no esté preparando nuevamente un Nunca Mas.

Por Alejandro Mosquera – Iguales.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡No te lo pierdas!