viernes, junio 14, 2024
InicioIndustriaARGENTINA VUELVE A ABRIR UNA HISTÓRICA FÁBRICA DE EXPLOSIVOS MILITARES

ARGENTINA VUELVE A ABRIR UNA HISTÓRICA FÁBRICA DE EXPLOSIVOS MILITARES

Cinco años después de su clausura, el Gobierno argentino reabrió la fábrica Fanazul, dedicada a la fabricación de explosivos para la industria mineral y la minería. Fundada en 1946, la empresa supo ser la única fabricante de TNT en Sudamérica.

Cinco años después de ser clausurada, la fábrica de pólvora y explosivos militares argentina Fanazul volvió a operar en la localidad bonaerense de Azul, distante a 302 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La planta, que es propiedad de la empresa Fabricaciones Militares, reactivó sus operaciones el 17 de mayo.

La planta había cerrado sus puertas el 28 de diciembre de 2017 por decisión de Fabricaciones Militares, en el marco de una política de reducción de gastos de la empresa estatal. En ese momento, fueron despedidos 289 trabajadores contratados.

El cierre provocó movilizaciones y cortes de ruta por parte de los trabajadores despedidos y sus familias, que reclamaban que el entonces presidente, Mauricio Macri (2015-2019), y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, evitaran la clausura.

Inaugurada en 1946, la fábrica productora de explosivos, consagrada a la producción de bienes y servicios para la defensa y la minería, llegó a ser en su momento la única productora de trinitrotolueno (TNT) de Sudamérica. En su nueva etapa, la planta volverá a fabricar Mastermix, un explosivo de uso minero que será exportado al Perú, consignó la agencia Télam.

En las últimas décadas, la suerte de la fábrica estuvo muy ligada a los cambios políticos en Argentina. Tras un fallido intento de ser privatizada durante la presidencia de Carlos Menem (1989-1999), Fanazul volvió a ser prioritaria para los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

La actual Administración de Alberto Fernández buscó volver a hacerla operativa, cuestionando la postura de cerrar la fábrica de la Administración Macri. «Un Gobierno neoliberal tomó la decisión política de cerrar la planta y hubo (luego) una gestión nacional y popular que tomó la decisión política de poner los recursos necesarios de recuperarla. Eso fue posible por la iniciativa del exministro de Defensa, Agustín Rossi, y del actual ministro, Jorge Taiana», comentó a Télam Oscar Galante, vicepresidente de Fabricaciones Militares.

«Decían que había que achicar el Estado y eso daba pérdida, pero nadie mencionó la soberanía en la producción para la defensa de nuestro país», agregó Galante.

La visión es compartida por los trabajadores. El dirigente gremial Orestes Galeano dijo al medio azuleño El Tiempo que la reapertura es importante no solo por el impacto económico, sino también porque «tiene un papel que desempeñar en cuanto a la defensa nacional».

«Para nosotros tiene un papel central porque, en tiempos de paz, la industria para la defensa tiene que estar abocada a apoyar otras actividades industriales, desde la industria pesada, desde la promoción del Estado. En este caso en particular, vinculado obviamente con la fabricación de explosivos, a la minería y ese tipo de actividades», concluyó Galeano.

Sputnik/Noticiario de Malvinas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡No te lo pierdas!