sábado, mayo 28, 2022
Inicio Buenos Aires Provincia ASAMBLEA LEGISLATIVA: EL DISCURSO COMPLETO DE KICILLOF EN LA APERTURA DE SESIONES

ASAMBLEA LEGISLATIVA: EL DISCURSO COMPLETO DE KICILLOF EN LA APERTURA DE SESIONES

Axel Kicillof habló durante más de dos horas y media frente a la Asamblea Legislativa. El gobernador hizo un extenso repaso de gestión, habló del acuerdo con el FMI, guerra con Europa, reclamo por coparticipación, mesa judicial y plan de Gobierno 6×6.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, abrió ayer el 150° período de sesiones ordinarias de la Legislatura bonaerense con un extenso discurso ante la Asamblea Legislativa que duró poco más de dos horas y media.

Ante los 92 diputados, los 46 senadores, ministros del Gabinete provincial, funcionarios, e intendentes, Kicillof hizo un puntilloso repaso del último año de gestión, desarrolló puntos centrales de su plan de Gobierno 6×6 y tocó algunos temas de actualidad.

El Gobernador se refirió ante la Asamblea Legislativa al principio de acuerdo con el FMI, dijo que en territorio bonaerense “no hay lugar para ajustes”, también mencionó por arriba a la “guerra en Europa” y pidió por la coparticipación.

Kicillof también solicitó que la Legislatura bonaerense avance en investigar la presunta mesa judicial de Cambiemos y criticó en varios aspectos a la anterior administración de María Eugenia Vidal, lo que le valió reproches opositores.

Señora Vicegobernadora, señores y señoras miembros de Asamblea Legislativa, señores y señoras intendentes, invitados entre los que veo a miembros del Poder Judicial, de la Corte Suprema, a ex gobernadores y vicegobernadores; a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Querido pueblo de la Provincia de Buenos Aires.

Vengo aquí a rendir cuentas, a compartir diagnósticos y sobre todo a presentar los lineamientos del camino que propone nuestro Gobierno para superar los diferentes problemas que padecen los bonaerenses.

Estamos viviendo años muy difíciles. Como si no fuera suficiente con la pandemia, con las consecuencias del cambio climático en términos de incendios y sequías, vemos cómo Europa vuelve a atravesar el horror de un conflicto bélico que ya está teniendo graves efectos en todo el planeta.

Antes de comenzar quiero pedir un minuto de silencio para los que perdimos por efecto del COVID, para los que están muriendo nuevamente en la guerra de Europa y también, a 40 años de la guerra de Malvinas, para los caídos a los que nunca olvidaremos.

Les quiero pedir también un inmenso aplauso para nuestros médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, camilleros, ambulancieros, personal sanitario, vacunadores y vacunadoras, fuerzas de seguridad, bomberos; que han arriesgaron sus vidas y nos han cuidado. Y también para los ex combatientes de Malvinas que defendieron con su vida nuestra soberanía.

Dos años y tres meses atrás asumíamos el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires con el mandato de revertir 4 años de ajuste y deterioro. Nos hacíamos cargo después de una gestión que les había propuesto a los bonaerenses escasa inversión y poco Estado. En una Provincia que arrastraba problemas serios estructurales, una inmensa deuda, déficit de todo tipo y postergaciones desde hace demasiado tiempo.

Este diagnóstico no es arbitrario. Primero, lo convalidaron millones de bonaerenses en las urnas y luego, a poco de asumir, esta Legislatura votó por unanimidad 7 emergencias: en Seguridad y salud penitenciaria; en Infraestructura, hábitat, vivienda y servicios públicos; Administrativa y tecnológica; Social; Económica; Productiva y Energética. Asumimos ya en un estado de emergencia.

Entonces calificamos aquel escenario como de “tierra arrasada”. La situación económica era muy frágil, la Provincia endeudada, muchas obras paradas, las PyMEs que cerraban, la producción que caía, y un Estado provincial que no estaba presente; en fin: un escenario cargado de dificultades de todo tipo.

No se trata de echar culpas sino de recordar de dónde venimos y hacia dónde queremos ir. No vinimos acá a poner excusas: vinimos a trabajar sin descanso y con honestidad para reconstruir y transformar a nuestra Provincia de Buenos Aires.

En aquel primer verano de gestión, comenzamos a cambiar las prioridades, decididos a reconstruir el Estado provincial, también esperábamos transformar la Provincia. Cuando empezábamos a revertir la inercia de ajuste y desinversión, el mundo y nuestra Provincia fueron invadidos por una trágica pandemia que nos cambió la vida, que nos puso en riesgo y nos obligó a alterar las urgencias y montar un verdadero gobierno de emergencia.

Fue un tiempo muy duro para nuestro pueblo, un tiempo de mucha angustia; de distancias, por momentos de encierros, un tiempo de aislamiento, un tiempo sobre todo de dolores y privaciones. A la realidad económica que ya era mala, se sumó esta circunstancia que agudizó aún más el deterioro social y económico, y además provocó problemas graves y padecimientos de todo tipo, tanto emocionales como afectivos y sanitarios.

Con el frágil y desorganizado sistema de salud que teníamos no hubiéramos podido defendernos de la amenaza y dedicamos recursos y energía a fortalecer ese sistema sanitario, triplicando la dotación de camas y respiradores en toda la Provincia, integrando el sistema público con el sistema privado. Recuerdo que trajimos aviones y barcos del exterior porque no alcanzaba el equipamiento de seguridad para el personal sanitario. Fueron 400 toneladas de insumos. Se hizo la inversión sanitaria más grande de la historia de la Provincia.

De esa manera, pero gracias principalmente a la responsabilidad y solidaridad de nuestro pueblo, pudimos evitar un colapso sanitario que hubiera multiplicado las muertes y el dolor. Pusimos, luego, en marcha el Plan de Vacunación Público y Gratuito más grande de nuestra historia. Esta vacunación que nos ha permitido empezar a superar la crisis y sobre todo empezar a recuperar los encuentros, los abrazos, las sonrisas y los derechos que la pandemia nos había quitado. Vivir condicionados por el riesgo sanitario fue una experiencia colectiva inmensamente dura y quedará para siempre en nuestra memoria como pueblo. Las marcas tardarán en irse.

Asimismo, gracias a las iniciativas impulsadas desde el Gobierno nacional, acompañadas por nuestro Gobierno provincial, pudimos amortiguar el duro impacto social, laboral y económico de esa crisis. Tales iniciativas contribuyeron a que la recuperación económica experimentada durante el año pasado, cuyo alcance detallaré más adelante, superara por lejos las expectativas.  

Venimos, decíamos, de 6 años muy duros, en los que la gente fue expuesta, primero, a políticas neoliberales y luego castigada por la incertidumbre, el aislamiento, el miedo y las pérdidas que causó por la pandemia. Por ello, durante los próximos 2 años de nuestro Gobierno vamos a destinar todos los recursos y todos los esfuerzos a reparar, reconstruir y transformar.

Aprovecho este momento para agradecer al Cuerpo Legislativo de la Provincia de Buenos Aires por la aprobación de instrumentos fundamentales para nuestro accionar este año: la Ley de Presupuesto y la Ley Fiscal Impositiva para este año. A nuestra bancada y le agradezco también a la bancada de la oposición. En la Provincia de Buenos Aires la oposición ha tenido una participación constructiva y la responsabilidad institucional a la hora de aprobar estos instrumentos claves para la gestión del Ejecutivo provincial.

También se ha aprobado la nueva Ley de Ministerios, las designaciones en el Banco de la Provincia de Buenos Aires y se ha zanjado un conflicto de interpretación sobre la retroactividad en la reelección de los intendentes. Que quede bien claro: no hay reelección indefinida, es lo que marcó esta Legislatura, pero había que zanjar cuál debía ser considerado como el primer período ya que estaba cuestionado judicialmente y nos iba a conducir a un conflicto en los Poderos. Por eso agradezco también a esta Legislatura.

Con estas dos herramientas fundamentales, Presupuesto y Ley Impositiva, vamos a seguir trabajando en los principios que orientaron a nuestra gestión en materia económica, productiva y social desde un comienzo: el estímulo a todas las actividades económicas e industrias que se desarrollan en nuestra Provincia, el crecimiento económico; la mejora en la distribución del ingreso; la generación de empleo genuino, formal y bien pago; el fomento de la obra pública como elemento dinamizador de la economía y la producción; y sobre todo a la justicia social con los sectores más rezagados de nuestra Provincia.

Por estos días se cumplen dos años desde la irrupción de la pandemia. El contexto que deja esta trágica enfermedad global es el de un mundo más pobre y más desigual. No nos confundamos, no mejoró el planeta la pandemia. Casi diría que todo lo contrario, con sociedades aún frágiles y fragmentadas. Y sobre ese mundo que empieza a dejar atrás dos años de pandemia se configura un escenario de conflictividad y guerra en Europa, con consecuencias todavía imprevistas.

En síntesis, nos ha tocado un tiempo duro, un tiempo de incertidumbres. Desde nuestro punto de vista, hoy resulta cada vez más necesario fortalecer las instancias públicas de protección social y la promoción de nuestras capacidades estatales. Vamos a salir con más Estado, no con menos Estado.

De hecho, no fue la mano invisible del mercado la que llevó adelante las políticas de todo tipo para dejar atrás esta pandemia, ni será la mano invisible del mercado la que repare las marcas que dejó la catástrofe. Es un Estado presente, sensible y protector el que está empezando a dar vuelta la historia, el que debe asegurarles a todos los bonaerenses un tiempo mucho mejor.

Hace falta recuperar y poner en valor todo el esfuerzo que se hizo para enfrentar a esa maldita pandemia. La pandemia aún no terminó, pero es conveniente hacer el recuento, porque desde que contamos con la vacuna, la pandemia es otra cosa. Ya transitamos tres olas, en otros países se cuentan hasta cinco.

Para enfrentar la pandemia, brevemente, reforzamos el sistema que estaba en un estado de abandono con el propósito de que cada bonaerense tenga garantizada una sola cosa, su derecho a la salud. En nuestra Provincia buena parte de ese sistema es público, por eso fortalecimos el sistema de salud público junto con el privado.

Se ha hecho un esfuerzo histórico. Cuando asumimos, para ejemplificar, el sistema público tenía 883 camas de terapia intensiva en toda la Provincia. El día 1° de julio de 2020 se ocupaba esa última cama. De modo que si no se hacía todo el esfuerzo que se hizo, después de eso hubieran empezado a faltar y hubieran fallecido bonaerense por saturación de nuestro sistema sanitario. Pero eso nunca pasó. Es más, cuando otras jurisdicciones, como la Ciudad de Buenos Aires se quedaron sin camas en el sistema privado que representa el 80% de sus instalaciones, se pudo atender a sus habitantes en nuestra Provincia. Del mismo modo, pudimos colaborar con otras provincias como Santa Cruz, como Neuquén, como Río Negro, como Santa Fe cuando nos requirieron ayuda. Tal como sucedió en estas semanas trágicas en Corrientes, a cuyos habitantes aprovecho para enviar desde aquí en nombre de nuestro pueblo un fuerte abrazo. Debemos estar orgullosos de la mano solidaria de nuestra Provincia que siempre abraza al resto del país. La Provincia de Buenos Aires, que lo escuchen bien, no se divide pero tampoco se corta sola, crece para que crezca toda la patria.

Decía: gracias al esfuerzo del Gobierno nacional, del Gobierno provincial, de los 135 municipios de la Provincia de Buenos Aires, a ningún, a ninguna bonaerense le faltó lo que necesitó, una ambulancia, una cama de internación, un respirador y la atención necesaria en materia sanitaria.

Pero el abordaje de la pandemia no fue sólo sanitario: se conformó un Comité Operativo de Emergencia con los ministerios de Salud, de Desarrollo, de Seguridad, con la Jefatura de Gabinete, con el Ministerio de Gobierno. Así, se logró instrumentar en la Provincia de Buenos Aires un sistema de Fases para la regulación tan problemática, tan difícil, tan dura y conflictiva de las aperturas y los cierres. El sistema de Fases fue asumido y acompañado por los 135 distritos de la Provincia de Buenos Aires, logramos mantener la unidad en los momentos de crisis. Quiero agradecer especialmente a los intendentes e intendentas, a los nuestros y a los de todos los colores políticos, por esas difíciles y delicadas decisiones.

Durante dos durísimos años tuvimos que establecer medidas de cuidado, muchas antipáticas y dolorosas, para preservar la salud y la vida de los y las bonaerenses; tuvimos que implementar programas de sostenimiento del empleo y de las actividades productivas ante el impacto negativo de la pandemia en un escenario de crisis económica. Tuvimos que desplegar múltiples acciones y herramientas de contención para paliar la desastrosa situación social que encontramos y que se vio agravada por la pandemia. Menciono, entre tanto y tanto que hicieron los diferentes municipios, menciono lo que se hizo desde nuestro Sistema Alimentario Escolar, el Servicio Alimentario Escolar, el SAE.

El SAE funcionó durante toda la pandemia, el SAE sirvió como un complemento. Primero, cuando lo recibimos, escuálido, 1.722.000 estudiantes, chicos y chicas. Pero después, durante la pandemia en ningún momento se dejó de dar asistencia alimentaria y lo elevamos a más de 2 millones de familias con módulos alimentarios que se distribuyeron en toda la Provincia de Buenos Aires, complementando el IFE, la Tarjeta Alimentar y diferentes asistencias nacionales.

Quisiera, terminado este brevísimo resumen, repasar en la situación sanitaria epidemiológica en la que nos encontramos hoy en relación a la pandemia. Contamos ya 3 olas de COVID-19. La primera ola que comenzó en marzo de 2020, y tuvo un pico de 6 mil casos en agosto. La segunda ola llegó a un pico de 12 mil, el doble de casos en mayo de 2021. La tercera ola, dominada por Ómicron, llegó a 44 mil casos. 6 mil, 12 mil, 44 mil. Prácticamente 8 veces más que en la primera y 4 que la segunda.

Sin embargo, la tasa de letalidad pasó de 3,3% en la primera ola a solo un 0,3% durante la tercera ola; mientras los casos de COVID internados en terapia intensiva pasó del 24% en la primera ola a menos del 1% durante la tercera ola. Voy a ser muy claro: hay 36 veces menos probabilidades de fallecer si estás vacunado que si no lo estás. Sé que sobre el punto aquí no tenemos discrepancias, pero aprovecho para enviar un mensaje a todos los y las bonaerenses: sigamos vacunándonos, es la mejor manera de evitar que esta enfermedad nos vuelva a agredir y amenazar como lo hizo durante tanto tiempo.

¿Qué cambió entre la primera, la segunda y la tercera ola? En primer lugar, irrumpieron variantes más contagiosas del virus. Pero en poco más de un año, construimos la campaña de vacunación más grande de la historia. Repito: la campaña de vacunación más grande de la historia de la Provincia de Buenos Aires. Y hoy tenemos a nuestro pueblo protegido con la vacuna, lo cual nos permite cerrar esta etapa de “Gobierno de emergencia” y relanzar la gestión de la Provincia de Buenos Aires en una etapa que será muy distinta y mucho mejor.

Hemos podido ganarle a la tercera ola del COVID a través de un despliegue inédito y formidable de vacunas a lo largo y ancho de la Provincia. Cuando se aplicó la primera vacuna, dijimos: “es el comienzo del final de una larga pesadilla”, cuando se aplicó la primera vacuna. Hoy, gracias a ese plan de vacunación, podemos afirmar que estamos en el principio de un capítulo diferente, de un capítulo mejor, de un capítulo más feliz y más luminoso.

En poco más de un año, el alcance y la cobertura de la vacunación es altísima. Esto tiene un gran mérito. La Provincia de Buenos Aires, con sus 17 millones de habitantes, sus cerca de 307 mil kilómetros cuadrados, es asimilable a un país. En población, estamos cerca de Chile o Ecuador, somos el doble que Grecia, Israel o Suiza, y tres veces Dinamarca, Noruega o Nueva Zelanda, 6 veces Uruguay, y 6 veces la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Nuestro territorio es de casi la misma extensión que Italia o Alemania, casi el doble que Uruguay y 1.500 veces mayor que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires vecina a nosotros.

Hoy, de esos 17 millones, hemos vacunado a cerca de 16 millones de bonaerenses con la primera dosis, a 14 millones de bonaerenses con la segunda y a 7 millones con la tercera y el refuerzo. La cobertura es de 94%, 90% y 47%, respectivamente. Si la Provincia fuera efectivamente un país, sería el cuarto en cobertura de vacunación del planeta, es un esfuerzo enorme, es un mérito del pueblo de la Provincia de Buenos Aires, enorme.

Y ayer alcanzamos un objetivo especialmente significativo: en la Provincia de Buenos Aires hay primera, segundas dosis libres para mayores de 3 años, pero hay ya tercera dosis libre para mayores de 12 años. Primera, segunda, tercera dosis libre en la Provincia de Buenos Aires; es vacuna libre, gratuita, universal y federal.

En la Provincia realizamos 958 mil aplicaciones que no cuento de los 16 millones de bonaerenses vacunados, 958 mil aplicaciones a argentinos de todo el país. Nos pone muy felices haber funcionado también como locomotora de este Plan de Vacunación Nacional.

En suma, gracias a la campaña de vacunación superamos lo peor de la pandemia. Aún no terminó, pero ahora es una enfermedad a la que podemos con una vacuna eficaz que el Estado se encarga de asegurar para todos los ciudadanos. El derecho a la vacuna es también el derecho a seguir adelante.

En este último año, observamos un decidido proceso de reactivación. Nuestra Provincia, se sabe, es el corazón productivo de la Argentina, dando cuenta de gran parte de la producción y el empleo en todos los sectores productivos. Nuestra Provincia, en relación con nuestro país, representa: el 39% de la población; el 35% del PBI; pero es también el 50% de la industria manufacturera; el 40% de la producción agropecuaria; el 40% de las actividades de la construcción; el 37% del comercio; el 36% de las exportaciones; y el 50% de las exportaciones de productos industriales.

Cuando la crisis económica vinculada a las políticas neoliberales que padecimos, generó una fuerte caída de nuestro Producto Bruto Interno, encontramos que luego, la pandemia la profundizó, como ocurrió en todo el mundo durante esta grave epidemia. Sin embargo, durante el año 2021 estamos en condiciones de decir que muchísimos indicadores se recuperaron completa la caída de la pandemia. Y en muchos sectores estamos superando los índices de actividad previos a la pandemia.

La actividad económica provincial presentó un crecimiento también muy elevado del 10% durante 2021 impulsado principalmente por la industria manufacturera, que creció un 16%, y por la construcción, que acumuló un alza del 29%.

El sector de servicios, que fue una de las actividades más golpeadas por la pandemia, también mostró una recuperación vigorosa. En 2021, hotelería y restaurantes crecieron un 40%; Transporte un 15%, y el comercio un 10% promedio anual.

Durante la campaña 2021, el sector agropecuario en su conjunto también creció con relación ya al 2018, 2019. Este crecimiento se tradujo también en la generación de empleo genuino y formal en la Provincia de Buenos Aires. Entre noviembre de 2020 y noviembre de 2021, se registraron 47 mil nuevos puestos formales en la Provincia de Buenos Aires. Gobernar, señores y señoras, es crear trabajo. Y por eso durante el tercer trimestre de 2021 vemos con alivio que la tasa de desocupación se redujo por cuarto trimestre consecutivo hasta el 9,3%.

¿Cuáles son las causas de la reactivación? Esta recuperación económica no es algo natural, esta recuperación económica no es un mero rebote de la economía. No hubiese sucedido sin la participación de un Estado presente y un Gobierno que acompañó, junto con los municipios y el Gobierno nacional, a todos los sectores productivos a través de múltiples medidas de fomento económico. Nuestra acción de gobierno se rige por el objetivo de proteger el trabajo y la producción bonaerense.

Desde los distintos ministerios y organismos se pusieron en práctica múltiples programas, planes, instrumentos y herramientas con el objeto de asegurar la recuperación económica y la mejora de la producción y el empleo. Sólo voy a enumerar algunos que complementan las políticas nacionales como el IFE, el ATP y el Repro.

Del Ministerio de Producción lanzamos el Programa de Sostenimiento Económico que alcanzó a 10.723 PyMEs alcanzadas; el Programa ‘Cooperativas en Marcha’ con 155 cooperativas beneficiarias; el programa ‘Arriba Parques’ con 24 parques industriales, junto con el programa de garantías Garantías FOGABA que garantizó operaciones de casi 10 mil PyMEs, por más de $14 mil millones.

Desde el Ministerio de Desarrollo Agrario lanzamos también múltiples nuevos programas. Programa de Industrialización de la Producción Agropecuaria que financió la construcción y finalización de 18 frigoríficos municipales. Financiamiento para la Producción Rural con 19 líneas de financiamiento: agroecología, eventos climáticos, floricultura, viveros, ovinos, proveedores del Estado, pequeñas unidades productivas de alimentos artesanales, riego, tambos, biodigestores, frutícultura y microcréditos.

El Programa ‘Mercados Bonaerenses’ con 76 municipios adheridos. El Plan Ovino con 92 proyectos productivos. El Banco de Insumos que dio asistencia a más de mil productores. El Plan de recuperación de la Agricultura Familiar. El plan de Promoción de la Actividad Pesquera y el Consumo Interno que dio asistencia a empresas pesqueras y plantas de procesamiento en tierra. Ayer estuve hablando con empresarios y trabajadores de la pesca en Mar del Plata, y entre ellos beneficiarios de las 46 embarcaciones pesqueras que emplean a más 400 tripulantes.

El Ministerio de Trabajo creó también nuevos programas. El Programas de Empleo para el sostenimiento de fuentes laborales y el pago de salarios a MiPyMEs, cooperativas y clubes de barrio y empresas grandes ante hechos fortuitos, con más de 400 unidades beneficiadas. El Programa Intercosecha para trabajadores del sector agropecuario durante su etapa de inactividad. La Promoción de Actividades Laborales de Autoempleo y Subsistencia, en el que el año pasado se inscribieron más de 30 mil unidades productivas. El Programa Formar y Capacitar para el Trabajo, con subsidios otorgados para formación laboral. El Programa Impulsar Oficios, que va a alcanzar la asistencia económica de mil unidades productivas.

Luego tenemos lo que hizo nuestra agencia de recaudación, ARBA. ARBA desde el comienzo de la pandemia diseñó medidas para acompañar al sector productivo con la finalidad de regularizar las deudas y reducir los saldos a favor. Esos a favor SAF son algo muy conocidos por los empresarios de la Provincia de Buenos Aires. Se habían acumulado muchísimos saldos que fueron agravados luego por la pandemia y por la asfixia impositiva. El mayor peso durante la etapa neoliberal había recaído sobre las PyMEs, producto de una lógica recaudatoria que operó que consistía en acumular esos saldos a favor para compensar la caída en la recaudación provocada por la crisis y por la firma del consenso fiscal.

Las principales herramientas implementadas fueron el Plan de Pagos General, con 554 mil adhesiones; la Moratoria PyME, con 150 mil unidades productivas; el Plan COVID19, con más de 20 mil contribuyentes; la Moratoria de Impuestos Patrimoniales, con 95 mil adhesiones; la Bonificación de Ingresos Brutos para PyMEs, con 21 mil beneficiarios; la Reducción de Alícuota de Recepción y Percepción de Ingresos Brutos, con 814 mil beneficiarios; la Exclusión de Monotributistas de los Regímenes de Recaudación, con 753 mil monotributistas locales; el Régimen Simplificado de Ingresos Brutos que convierte el impuesto en un monto fijo mensual y exime de la obligación de presentar declaración jurada. Se adhirieron medio millón de contribuyentes; la suspensión completa de embargos a las empresas afectadas por pandemia.

Y después la fiscalización rigurosa, exhaustiva, en los puertos, de metros sin declarar, de embarcaciones y autos de Lujo. ARBA se dedicó a recaudar entre los que más tienen y a aliviar la carga de los que lo necesitaron para seguir trabajando y produciendo. Solo aquí y a modo de sintético resumen, sin monto, sin aburrir, enumeré más de 50 medidas de distintos ministerios encaminadas a sostener a las PyMEs y a los que trabajan y los que dan trabajo. Nuestra prioridad máxima es, fue y será la producción y el empleo en la Provincia de Buenos Aires.

Además de todas estas medidas, quiero mencionar otro punto central de esta etapa, la obra pública fue motor de la recuperación y agradezco a esta Legislatura haber votado y apoyado el plan de obra pública más grande de que se tenga memoria. Muchas gracias. También la obra pública es una herramienta para incluir y para realizar derechos.

Produce seguridad, produce igualdad, produce dignidad, produce integración y produce desarrollo. Habitamos una Provincia con un potencial infinito y tenemos la obligación de dotarla de la infraestructura social básica que requiere la realización efectiva de esas potencias. Desde este punto de vista, también nos apoyamos fuertemente en el impulso que dio el Gobierno nacional a la obra pública y que le seguirá dando como parte central del modelo de país al que aspiramos desde el Frente de Todos. Obras grandes, obras chicas, obras visibles y obras invisibles: en los 135 municipios, en toda la Provincia de Buenos Aires sembramos obra pública, sembramos infraestructura, sembramos derechos.

Está demostrado que, en épocas de crisis, la obra pública no solo sirve para solucionar problemas estructurales, sino también para generar un impacto positivo sobre la actividad económica y sobre el empleo, directo e indirecto, y además, para generar en el sector privado lo que le falta, certidumbre y expectativas de crecimiento de la demanda agregada. La obra pública es un resorte fundamental para poner en marcha la producción y el empleo de la Provincia. Y lo quiero decir para que se entienda: necesitamos fomentar la demanda agregada, necesitamos generar mayor inclusión; necesitamos generar crecimiento salarial. Si no, no hay recuperación posible para la Provincia de Buenos Aires.

En obra pública se canceló la totalidad de la deuda que nos dejó la gestión anterior, $8.500 millones y se reactivaron 400 obras que habían quedado paralizadas, más o menos, en la época de las PASO. Recuperamos, también, créditos internacionales que se encontraban, o sin ejecutar, o directamente perdidos o a punto de perderse. La inversión fue destinada de estos créditos internacionales a obras viales, hídricas, de urbanización, de agua y saneamiento, ejecutando hasta el día de hoy cerca de $10 mil millones. Hay también, lo que podemos llamar, deuda positiva. Esa es la que se usa inmediatamente, no para la especulación y no para la fuga, sino para la infraestructura, para el crecimiento y desarrollo.

En materia de financiamiento multilateral firmamos 19 préstamos por $2.600 millones. Y financiamos también, además de lo que hace cada uno de los municipios de nuestra Provincia, obras en los 135 municipios, con proyectos que fueron definidos por cada uno de los Gobierno municipal en materia de obras sanitarias, hospitalarias, arquitectura, urbanismo, viales, hidráulicas, agua, cloacas y energía. Se aprobaron más de mil proyectos por un total de $50 millones. Eso es autonomía municipal y está nuestro compromiso y el de esta Legislatura en seguir apoyando la obra pública a través de los diferentes fondos.

Nunca, pero nunca, se nos pasó por la cabeza dejar una obra sin terminar porque la comenzó un gobierno de otro signo. No se puede ser tan miope y por eso, las obras iniciadas, reconociéndolo, las reanudamos, terminamos muchas y otras las estamos terminando. Esa es la continuidad del Estado. Trabajar para el pueblo más allá de las grietas.

Ahora voy a continuación, muy, pero muy sucintamente, señalar algunas de las obras emblemáticas que ya están encaminadas porque son con recursos aprobados y con decisiones tomadas por esta Legislatura:

La infraestructura sanitaria bonaerense se encuentra hace demasiado tiempo en un grave estado de deterioro. Pusimos en marcha más de 200 obras de ampliación, recuperación de hospitales, de guardias y de centros de atención primaria de salud en toda la Provincia de Buenos Aires. 200 obras y tenemos ya entre proyectos culminados e iniciados en hospitales provinciales, en instituciones de salud mental una inversión prevista por más de $17.000 millones.

Otro tanto con nuestra red vial provincial. La expansión y el mantenimiento de la red vial es fundamental para poder avanzar en la integración física de nuestra Provincia. Para lograr mayor competitividad de nuestra producción a través de las mejoras en la logística y transporte, para evitar accidentes de tránsito y fortalecer la seguridad vial en nuestras rutas, calles y caminos. Realizamos 214 licitaciones. Quiero decir que en la época pasada, en 4 años, se licitaron 155 obras de vialidad. Son obras de repavimentación y segundas calzadas, caminos rurales, bacheo, pavimento y reconstrucción de losas, con una inversión de unos $32 mil millones. En términos físicos, se intervinieron unos 2.500 kilómetros de rutas y caminos y 2 mil kilómetros más de caminos rurales.

Las principales obras son en los corredores estructurales, para la Ruta Provincial 6, ya está licitado y está a la firma de contrato. La Ruta Provincial 41 se está licitado el tramo desde Areco y Giles, y en proceso el tramo de Giles hasta Mercedes. En la Ruta Provincial 4 está licitado el Lote 1, con inicio de construcción. Menciono esto porque llamamos corredores estructurales a aquellas líneas de rutas que son una suerte de circunvalación de la Ciudad de Buenos Aires. Históricamente el centro vial de nuestra Provincia no es ya nuestra capital. Es fundamental que la Provincia tenga rutas transversales que le den equilibrio, igualdad e integración, la 4, la 6, la Presidente Perón, la 41, la 51; rutas esperadas, rutas necesarias.

Así como rutas estratégicas para el desarrollo productivos, lo digo porque también tiene que ver con municipios que no son oficialistas en su representación, como la Ruta del Cereal, la ruta provincial 25, 29, 30, 31, 32, 50, 51, 58, 60, 65, 73, 85, 191 y 215. Pero quiero mencionar una obra que seguramente muchos de los que están acá disfrutaron durante esta temporada. Es una obra que hace historia para impulsar la actividad turística y es la transformación en autovía las Rutas N° 11 y la ruta 56 hacia la Costa Atlántica. En las próximas semanas sale a licitación también la Circunvalación de Mar del Plata en su primer tramo.

Y quiero hacer un comentario sobre el corredor atlántico. Tiene muchos y variados efectos en muchas dimensiones. Al convertir la ruta 11 y la ruta 56 en autovía, una obra de la que el Gobierno anterior, y lo reconozco, había comenzado los trabajos, había llegado a completar 17 kilómetros en su etapa de gobierno, dejado algunas deudas y un obrador que hubo que poner de nuevo en funcionamiento, pero es una obra que se inició y durante todo el recorrido en la etapa anterior nos pedían que continuáramos y termináramos.

Esa obra de la que teníamos, repito 17 kilómetros concluidos, hoy podemos decir que se completaron 58 kilómetros de autovía en un año y medio, con pandemia, trabajando contrarreloj. Sirve para los vecinos, la conectividad para el turismo, hace más fácil una salida y una escapada durante el fin de semana, permitiendo un turismo distinto y más fluido.

Esto como resultado tiene una reducción drástica, además, hablando en el terreno de la seguridad vial de los choques de frente. No hubo prácticamente choques de frente. La obra pública salva vida también. Fue una inversión de $20 mil millones, apuntalada por el Gobierno nacional y jamás la hubiera hecho la famosa mano invisible del mercado. Tenemos que seguir licitando los tramos que faltan para completar la obra.

Quiero hablar también de un programa que está en marcha. Hoy me mandaba el intendente de Madariaga, si no me equivoco, fotos del cómo está marchando la Casa de la Provincia de Buenos Aires en Madariaga. Las casas de la Provincia de Buenos Aires tienen como objetivo ahorrar el despilfarro en materia de alquileres del Estado provincial en muchísimas localidades de nuestra Provincia de Buenos Aires. No sólo se va a ahorrar, sino que muchas de las oficinas, la cara visible del Estado provincial en el interior de la Provincia de Buenos Aires está vetusto, está decrépito, está abandonado y no puede ser lo que muestre el Gobierno provincial.

Por esa razón, proyectamos la construcción de Casas de la Provincia. En este momento hay 17 edificios en construcción, 6 Casas de la Provincia de Buenos Aires con contrato firmado, y próxima a iniciarse la construcción de 50 en proceso licitatorio. El Estado provincial tiene que dejar de verse como algo lejano y abstracto, para empezar a ser reconocido como un aliado de todas las ciudades y de todos los bonaerenses para crecer y desarrollarse.

Hablé de todas las virtudes de la obra pública, que tienen que ver con la mejora en sus prestaciones, pero quiero hablar también de que la obra pública creó empleo, la obra pública creó trabajo, la obra pública cambió la perspectiva de la recuperación. Fue un motor y fue un resorte de esta recuperación productiva.

En el terreno de la vivienda, creamos, crearon ustedes por primera vez un Ministerio de Hábitat y Desarrollo Urbano, como también lo hicieron con nuestro flamante Ministerio de Transporte, como lo hicieron también con nuestro Ministerio de Ambiente. Son ministerios muy importantes porque marcan nuestras prioridades. En el terreno de la obra hidráulica y para sintetizar también, hay dos obras que son paradigmáticas que, muchas veces por asociares a necesidades del interior de la Provincia y por asociarse a lo que necesitan y piden los productores rurales, que van a ver favorecida la capacidad productiva, el valor de sus campos gracias a estar obras que van a reducir o evitar inundaciones.

Muchas veces se pensó que un Gobierno peronista no iba a iniciar o no iba a continuar esas obras. Vengo muy satisfecho a comentar los avances históricos del Plan Hídrico en el Río Luján, del Plan Hídrico en el Río Salado.

El Río Luján beneficia a 1,5 millones de habitantes. Se ejecutó el dragado del tramo inferior y se encuentran en ejecución los 4 lotes para ampliar el cauce del tramo medio del Río Luján, en Pilar, Lujar y Exaltación de la Cruz. Recientemente se licitó también el tramo superior de Luján a Mercedes, con 45 kilómetros de intervención sobre el cauce. No es sólo a los productores rurales, también se están llevando importantísimas obras en los cascos urbanos de Pilar, de Mercedes y próximamente de Luján, para evitar las inundaciones históricas de esos cascos urbanos y adecuar también los puentes ferroviarios y carreteros.

Estas obras hacen a la producción de la Provincia de Buenos Aires. Todo lo que genere valor, todo lo que genere trabajo es prioridad de este Gobierno provincial. Aprovecho, si no lo hicieron, a visitar la obra que se está llevando adelante en la cuenca del Salado. En estos dos años y no dudo en lo que digo, se avanzó como nunca antes. Se trata de una obra monumental, de mayor envergadura que el Canal de Panamá y de mayor envergadura que el Canal de Suez. Es la obra hidráulica más grande que se está llevando adelante en el continente y por eso tal vez se pospuso tantas veces porque es una obra, obviamente, muy costosa y es una obra que requiere todo tipo de financiamiento y que además es muy difícil completarla durante una gestión.

La recibimos con un 9% de avance y hoy, a pesar de la pandemia, estamos en el orden del 80% de avance. Hay 19 dragas, 70 retroexcavadoras y más de 50 camiones volcadores en operaciones, produciendo 700 puestos de trabajo. Junto con el Gobierno nacional se hizo la inversión y se recuperaron créditos internacionales como el del Banco Europeo de Inversión. Les recomiendo, les pido que vayan a visitar esta obra. Es una obra donde prácticamente se está triplicando el cauce del Río y en algunos lugares se está más que duplicando su profundidad para que el agua no desborde en ocasión de inundaciones.

Estamos también, y es importante decirlo, en la Capital de la Provincia, ejecutando obras de provisión de agua potable para La Plata, para Berisso y para Ensenada que contribuyen a solucionar problemas estructurales en el abastecimiento de agua de calidad en la región. Beneficiará a más de un millón de bonaerenses. Primero se recuperaron créditos internacionales, había, lo dije y es así, bajísima o nula ejecución de los créditos para obra internacionales, recuperamos estos créditos para llevar adelante la nueva planta potabilizadora, a fin de ampliar en 10.000 m3 la capacidad de producción de agua potable; están en marcha tres nuevas licitaciones para el recambio de cañerías en La Plata; se licitó la construcción del acueducto desde la Planta Potabilizadora en La Plata hasta el parque San Martín, que actualmente se encuentra en evaluación de ofertas; y se avanza en la construcción de acueductos complementarios, en la construcción de dos nuevas cisternas y la ejecución, rehabilitación y optimización de tres estaciones elevadoras de la presión de agua. Son obras millonarias para solucionar de una vez por todas, cueste lo que cueste y tarde lo que tarde, los problemas estructurales e históricos de la ciudad de La Plata.

Otra transformaciones estructurales tienen que ver con el Plan Hídrico en la ciudad de Bahía Blanca y sus localidades aledañas: es la calidad de vida de 350.000 habitantes de nuestra Provincia de Buenos Aires, y es otro problema histórico, viejo y estructural. Ya se adjudicaron obras por $1.200 millones, mientras otras tres obras se encuentran en proceso. Se adjudicó el recambio de un acueducto desde el Dique Paso de las Piedras hasta la Planta Potabilizadora de Grünbein; el nuevo módulo de potabilización a instalar en la Planta Potabilizadora Patagonia; los acueductos Patagonia-Bosque y Alto-Los Chañares; y el proyecto para el recambio de cañerías de 250 manzanas en la ciudad de Bahía Blanca y 75 en la localidad de Punta Alta. Son obras de fondo, son obras que vamos a hacer porque es inversión que se merece nuestra Provincia de Buenos Aires; bienvenidas, pedidas, solicitadas y acompañadas. Hay muchas más obras de agua, cloaca y saneamiento.

Es verdad que queda mucho por hacer, pero también es cierto que hace demasiados años no se realizaban tantas obras hidráulicas, de agua potable, de cloacas y de saneamiento. Como decía el General Perón, “mejor que decir es hacer. Mejor que prometer es realizar”.

Así que una batería de políticas productivas, un plan de obras públicas histórico, pero también utilizar la herramienta del crédito. El crédito especialmente productivo. Nuestra Provincia cuenta con un Banco, no es de quienes circunstancialmente nos toca conducir el gobierno provincial, no es tampoco de sus autoridades, algunas de ellas presentes, como su presidente, parte de su directorio, ex directores del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Es el Banco del pueblo de la Provincia de Buenos Aires.

Tal como nos comprometimos, el Banco de la Provincia recuperó su rol histórico de banca pública de fomento, destinando recursos, escuchen bien, por alrededor de $390.000 millones de pesos para el financiamiento a tasas preferenciales de sectores productivos, durante el año 2021 con las líneas RePyME, Procampo, de Financiamiento de la Inversión Productiva MiPyMES, Provincia Microcréditos, A Toda Máquina, Compre Bonaerense, Leasing para municipios, volvimos a dar asistencia financiera a los municipios de la Provincia de Buenos Aires, 83 oficialistas y opositores, Financiación de Inversión, Impulso Mujeres son créditos para financiar proyectos para PyMEs lideradas por mujeres y Provincia Renueva, que son créditos destinados a las reformas habitacionales.

Este año es el Bicentenario del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Si hay algo que distinguió al BAPRO en 200 años es la cercanía territorial, la fuerte vinculación con cada bonaerense y el fomento de la producción en toda la provincia. Desde su creación en 1822, fue pionero e innovador: fue el primer emisor del billete nacional, el primer crédito hipotecario se dió en nuestro Banco y también el primer crédito para la producción agrícola.

El papel del BAPRO fue central durante estos dos años, integrando sus operaciones con el gobierno provincial. No sólo se dedicó a dar crédito productivo, sino que se relanzó la famosa Cuenta DNI. La Cuenta DNI se convirtió en una billetera virtual. Es la primera del país. Es de la banca pública de la Provincia de Buenos Aires. En frontera pasamos de 60.000 usuarios a hoy cerca de 4.220.000 usuarios de la Cuenta DNI, con más de 5 mil millones de pesos invertidos en beneficios y descuentos, donde aportó recursos el Tesoro provincial. Banco y gobierno de la Provincia de Buenos Aires trabajando por los y las bonaerenses.  

Este verano se lanzó también la Cuenta DNI Comercios, es una aplicación del Banco Provincia que viene a reemplazar el Posnet, con una aplicación en el celular, se puede utilizar en los comercios pero también los trabajadores independientes usar el celular como medio de cobro. Se trata de una solución digital clave para potenciar más aún las ventas asociadas a los descuentos y promociones de la Cuenta DNI. Vi trabajadores, cuentapropistas, pequeños empresarios, emprendedores, vendedores ambulantes, churreros vender con la Cuenta DNI en la Provincia de Buenos Aires.

Estamos simplemente honrando la tradición del Banco.

En síntesis, hablé largamente de la recuperación económica, pero hablé también de la cantidad de políticas, de medidas, de instrumentos y de herramientas que a través de RBA, el BAPRO, los ministerios, de todos los instrumentos de los que contamos, lanzamos para sostener primero a nuestra industria, nuestro comercio, nuestra producción, a nuestro agro, a nuestro trabajo; pero luego para permitir esta recuperación. La recuperación no es producto del azar o del designio, la recuperación es el resultado de políticas públicas diseñadas, planificadas e implementadas para conseguirlo. Es un logro de la sociedad en su conjunto. Nadie se salva solo.

El resultado es que estas políticas activas y de crecimiento lograron una mayor recaudación en términos reales que la que previeron ustedes en el presupuesto aprobado. Durante 2021, los ingresos totales fueron un 17% mayor a lo presupuestado, creciendo un 6% en términos reales. Este ingreso adicional nos permitió una sobreejecución presupuestaria. Sí, una sobreejecución presupuestaria, inversión pública para reactivar la economía. El gasto total fue 114% de lo que estaba presupuestado y el gasto primario creció un 6,6% por arriba de la inflación.

Al mismo tiempo, tuvimos un gran ahorro en intereses de deuda, cayeron 27,2% en términos reales, y esto fue consecuencia de este año, de la reestructuración de la deuda externa que se había tomado en gestiones anteriores. Esto permitió generar un alivio para las finanzas provinciales.

Llegamos al gobierno con la convicción de construir una Provincia con más trabajo y menos deuda; con más producción y menos especulación; con más solidaridad y menos privilegios para unos pocos. Juzgarán ustedes pero creemos que hemos conseguido hacerlo durante estos dos años tan difíciles.

La exitosa operación de reestructuración de deuda permitió ahorrar en materia de servicios de deuda, desde el 2020 al 2023 4.260 millones de dólares, el 84% de los servicios que estaban previstos en este período. Adicionalmente generó una extensión de la vida de la deuda de 3,2 años a 10,6. El financiamiento que obtuvo la provincia implica un costo financiero de 5,76%, por debajo de cualquier financiamiento conseguido en el mercado internacional de capitales por la provincia para un plazo de vida media similar, al menos en los últimos 15 años.

Quiero hablar también de la política salarial y de las condiciones de trabajo. Me voy a referir al empleo público, a los trabajadores y trabajadoras del gobierno de la Provincia

de Buenos Aires a los que vuelvo a agradecer. Desde el inicio de la gestión se alcanzaron acuerdos con todos los trabajadores y trabajadoras de la Administración Pública Provincial para mejorar sus condiciones salariales y laborales luego de una pérdida del salario real que entre 2015 y 2019 significó un 11% para los docentes, un 22% para los trabajadores de la salud, un 27% para los trabajadores y trabajadores de la Ley 10.430 y un 31% para los agentes de la policía de la Provincia de Buenos Aires.

Gracias a estos acuerdos paritarios, los salarios decimos hoy, después de dos años difíciles y de pandemia, están en camino de recuperarse, están creciendo por arriba de la inflación, hasta 9 puntos porcentuales con respecto al momento en el que asumimos. Pero se reabrieron también las paritarias en las que se rediscute no sólo el salario, sino también condiciones de trabajo. Como resultado de esa política, terminamos en buena medida con las modalidades de contratación precarias, informal en la Provincia de Buenos Aires, dimos estabilidad a nuestros trabajadores y trabajadoras. Son más de 20.000 trabajadores y trabajadoras que alcanzaron las políticas de regularización del empleo público.

Finalmente, trabajando junto con nuestro Ministerio de las Mujeres se consiguió la extensión en los períodos de licencias parentales para las personas que trabajan en el Estado provincial, esto resulta en un cambio de vida familiar, personal y de la comunidad.

Recapitulando. Hubo una batería de políticas públicas, de créditos para la producción y el empleo. Hubo mayor inversión pública, hubo recuperación salarial y hubo menos servicios de deuda. Estos fueron los componentes que permitieron una recuperación rápida y efectiva, que ya nos deja en niveles superiores a la prepandemia.

Este recorrido tiene que pasar por una temporada turística récord. El año ‘21 fue de recuperación, pero fue la temporada de verano y el comienzo de las clases presenciales lo que marca una nueva etapa. La temporada tiene para nosotros un significado muy importante: es el primer paso de un nuevo período, que tiene otro aire y otro rumbo. Reitero, la vacunación fue el principio del final de la catástrofe, pero esta temporada récord es el principio de una nueva etapa, la etapa de recuperación, crecimiento y transformación.

Ayer realizamos la última de diez conferencias de prensa “Verano en la Provincia”, que fue en Mar del Plata y en Mar Chiquita. El trabajo de preparación para la temporada empezó mucho antes de estas diez conferencias. Esta temporada tenía que funcionar como una bisagra, marcar el fin de la pandemia tal como la conocimos. Era importante que fuera así, porque no solo había una enorme necesidad de descanso, de esparcimiento, de diversión y de contacto, de reencuentro, sino también, y lo digo mirando a quienes son de municipios con actividad turística de la Provincia de Buenos Aires, había una inmensa necesidad de recuperar trabajo, producción, en todos los municiìos de la Provincia de Buenos Aires, eso es lo que queríamos hacer, por un lado el decando, por un lado recibir a millones de bonaerenses, por el otro lado darle trabajo, dignidad a otros millones de bonaerenses en nuestra Provincia.

La PBA es la principal provincia turística del país. Pero el turismo, y pocos lo saben, es la quinta actividad de relevancia dentro del Producto Provincial, es un factor clave en el valor agregado de nuestra Provincia.

Lo planificamos, hubo esfuerzo de todos, hubo esfuerzo de nuestra gente y se logró. Fue una temporada récord en los últimos diez años. Lo fundamento con estadísticas. Eligieron la provincia casi 16 millones de visitantes, representando un flujo turístico 20% casi más que en los últimos cinco años. La ocupación hotelera, lo verificamos todos, fue prácticamente plena en los principales destinos turísticos de la provincia. Y muy orgulloso quiero decir que no solo en los destinos convencionales, sino también en los destinos emergentes, en nuestras sierras, en nuestras lagunas, en nuestros lagos, en nuestros emprendimientos de turismo rural, en nuestros microemprendimientos, no quedó una pieza, no quedó una cama, no quedó una habitación por ocupar, y no la primera de enero, la segunda de enero, sino hasta ahora para coronar con este carnaval.

Durante la pandemia se diseñaron muchísimos instrumentos, nuevamente tengo que decir que no fue obra de la casualidad, y no fue menos todavía un rebote mecánico, nos cansamos de oír a falsos expertos que hablan del rebote, del derrame, como si a la economía, a la sociedad y a la gente se le aplicaran las leyes de la física, créanme que es exactamente al revés, para que la economía crezca tiene que haber distribución de la riqueza, si derrama es de abajo para arriba, y derrama con la acción decidida de políticas públicas, sino no sube más, y sin distribución y sin inclusión nunca en la historia se vio el crecimiento. Dicen que primero hay que crecer para poder distribuir, les digo después de los 12 años, que fueron de 2003 a 2015, cualquier estadística, de cualquiera, las que recalcularon y cambiaron durante el gobierno anterior también, es al revés, primero hay que distribuir para poder crecer.

Hubo todo tipo de políticas, empiezo por el PreViaje, obviamente la PBA fue la que más beneficiaros tuvo y además recibió a 952 mil turistas, que recibieron el impacto directo del programa PreViaje, un gran acierto, y vamos a trabajar por pedido de las localidades y los sectores para que pueda haber también una tercera edición del PreViaje.

En cuanto al aporte de la Provincia, el Programa ReCreo, con más de 450.000 visitantes en los 7 paradores durante la temporada, en Mar del Plata, Santa Teresita, también en Tandil, en San Pedro, en Ensenada, en Monte Hermoso, en la Ruta 2. Más de 60.000 personas asistieron a 150 espectáculos, más de 87.000 turistas asistieron a los 1.400 talleres. La app Recreo fue descargada por casi 200 mil personas.

Fue una temporada con una agenda cultural. Tenemos también ahora, digámoslo, un Ministerio de Cultura en la PBA, nuestro instituto cultural, 340 Shows en Vivo, 30 espectáculos teatrales, y finalmente el lanzamiento de los carnavales bonaerenses durante el último fin de semana largo.

Dejamos atrás políticas que estaban vinculadas a concentrarse en muy poquitos destinos, a propuestas culturales que se centraban en unos pocos megaeventos con figuras consagradas. A diferencia de esa visión, entendemos que el verano, las vacaciones, la cultura y el espectáculo son también un derecho y deben llegar a todos y todas. Para eso tiene que estar la política pública y el gobierno provincial.

Para apuntalar la temporada no sólo se diseñaron políticas turísticas y culturales. También el Banco Provincia volvió a tener un papel crucial en materia de seguridad vial, nuestra AUBASA reforzó con nuevos vehículos todo lo que cuenta, y una flota que estaba realmente abandonada, también se pintaron y señalizaron 400 kilómetros de la Ruta Provincial 2, se adquisición de móviles y grúas para garantizar la seguridad vial en AUBASA. Como lo dije ya, no tuvimos ningún choque frontal en la Ruta 11 y en la 56.

Se realizó también un despliegue sin precedentes de la atención médica al turista. Había que irse de vacaciones durante la tercera ola, para poder hacerlo estaba el PreViaje, estaban nuestros programas, estaban las rutas, estaba el Banco Provincia, estaban muchísimas medidas, pero también había que tener certezas. Para los que son bonaerenses de otras localidades y para los que no son, que si la pandemia arreciaba iba a haber atención médica en todos los distritos turísticos, 60 postas de prevención, algunas de las cuales también ofrecieron testeos y vacunación y 50 postas formaron parte de una verdadera “Marea Sanitaria” en 13 destinos turísticos de la PBA. Sin precedentes, el apoyo y el acompañamiento en materia turística.

Por último nuestro Operativo de Sol a Sol fue impactante y de una envergadura nunca vista. Se desplegaron, ayer estábamos haciendo la desmovilización, 17.000 efectivos en diferentes distritos turísticos de la Provincia, que es el doble que en las temporadas anteriores. Se destinaron casi 400 camionetas, 130 automóviles, 500 motos, cuatriciclos, helicópteros y torres de monitoreo. Hubo que realizar esfuerzos, como todos durante la pandemia más difícil para alojar, para encontrar alojamiento a nuestros agentes de la policía de la PBA, que además en condiciones muy especiales corrieron como durante toda la pandemia el riesgo de contagio y estuvieron los 365 días del año en la calle. Muchísimas gracias de nuevo a ellos.

Eso forma parte de nuestro plan integral de seguridad. Nos preocupamos por la inseguridad, que es una verdadera endemia, como le gusta decir al Ministro, es uno de los problemas estructurales y muy antiguos de la PBA, que se agravó durante la época anterior. Hoy tenemos a 17 millones de bonaerenses, y muy especialmente a muchísimos que han sido víctimas de hechos delictivos que no merecen tener más un gobierno que busque ocultar sus problemas en la prevención del delito a fuerza de marketing y de publicidad. No existe ninguna estrategia de comunicación que pueda reemplazar la falta de una verdadera política de seguridad, ni tampoco corresponde hacer publicidad política explotando el miedo de la gente, o prometiendo soluciones mágicas frente a problemas tan profundos.

Desde el primer día, trabajamos con estrategia, con método, con profesionalismo, con evidencia científica y con la última tecnología para construir de a poco, falta muchísimo, pero para construir una provincia segura, que garantice la tranquilidad pública y la convivencia pacífica, después de tantos años, es muchísimo lo que queda por mejorar.

Hemos puesto en marcha una inversión histórica para fortalecer a la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que estaba, por imperio de muchos años de falta de inversión, en colapso edilicio, en una catástrofe logística y obsolescencia tecnológica. Hemos puesto en marcha una estrategia de largo plazo para revertir de una vez esos déficit. No ocultamos los problemas con cobertura mediática o frases hechas. Los afrontamos y cada día, junto a 135 intendentes, damos los pasos necesarios para solucionar los problemas. A problemas estructurales, soluciones de fondo.

Con el acompañamiento del Gobierno Nacional y en conjunto con los municipios, se ejecutó el Fondo de Fortalecimiento de la Seguridad Bonaerense, en el caso de la Provincia, por $10.000 millones, destinado a la adquisición de patrulleros y tecnología. Reforzamos la seguridad primero en 32 municipios que concentran el 70% de la población de la provincia y el 75% del total del delito. Recibimos una flota de patrulleros que era un verdadero depósito de chatarra. Desde el inicio de la gestión, adquirieron los municipios más de 2.200 vehículos, y la PBA 1.442 vehículos nuevos.

A pesar de las medidas de aislamiento y distanciamiento que dificultó la formación, se recibieron ya más de 4.900 nuevos policías. Cuadruplicamos la dotación del personal de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), el grupo de las fuerzas especiales de la Policía.

Estamos desarrollando también, y como columna vertebral de nuestro plan, una verdadera revolución educativa en la Policía de la Provincia de Buenos Aires. La formación y el entrenamiento permanentes son la piedra angular del profesionalismo policial. Ya creamos el Instituto Universitario Juan Vucetich, donde comenzaron a cursar sus carreras 2.580 inscriptos. Tiene jerarquía universitaria.

Para el interior de nuestra Provincia de Buenos Aires creamos un nuevo cuerpo, el cuerpo de Policía Rural, con una escuela específica, que trabaja en la problemática y de la forma adecuada para atender esta cuestión. Seleccionamos los cadetes entre cada uno de los municipios en conjunto con los intendentes y con las asociaciones rurales. Junto con esa capacitación específica se distribuyeron móviles para atender las particularidades de la inseguridad en ambientes rurales.

Menciono, por último sobre este tema, una tema central: continuamos mejorando la situación económica y el bienestar de los efectivos de la provincia de Buenos Aires, que habían visto caer su salario, sus ingresos, por el piso en la etapa anterior. Se logró un hecho histórico, una demanda muchísimas veces solicitada, equiparamos los salarios de la policía de la Provincia de Buenos Aires con los de la Policía Federal Argentina, es un pedido central, es justo, es necesario. De la misma forma asignamos un monto mayor para mantenimiento de los uniformes, para las horas extra, para los viáticos.

En materia de resultados, no nuestros sino también del poder judicial, la dinámica delictiva en el año 2020 se vió profundamente afectada por las medidas de aislamiento. Pero si tomamos los indicadores criminales de los años 2019 y 2021, dos años comparables, se observa un descenso promedio del 25% de delitos prevenibles, incluso en los homicidios, que es el indicador adoptado a nivel internacional para estimar los niveles de violencia social, mostró en ese período una baja del 8%.

Que quede claro, son resultados contundentes, pero no son suficientes. No nos conforman. Estamos muy lejos de nuestros objetivos. Pese a todo lo hecho, hoy el delito sigue agrediendo al tejido social y el miedo sigue condicionando la vida de muchísimos barrios y ciudades. Cada víctima del delito tiene que tener una solución y una respuesta. Por eso vamos a persistir en la estrategia de transformación en materia de seguridad basada en el fortalecimiento de la capacidad operativa, el desarrollo de la tecnología, la logística y la infraestructura y la profesionalización de todos los actores del sistema de seguridad.

Es un tema grave, es un tema complejo, es un tema difícil, no se puede caer en críticas banales ni en falsas realidades. Por eso vamos a seguir trabajando como prioridad en la cuestión de la seguridad en la Provincia de Buenos Aires.

Otro tanto para el servicio penitenciario, lo recibimos, y ya lo comenté, con una crisis humanitaria, no dicho por nosotros, sino por instituciones internacionales. Había un hacinamiento superior al 100%, había falta de comida y medicamentos y huelga de hambre en varias penitenciarías. Para solucionar este problema estructural, estamos llevando adelante un plan de infraestructura penitenciaria que es de lo más grande de nuestra historia. En 200 años de historia, la provincia construyó 24.000 plazas penitenciarias. En nuestra gestión, decidimos resolver esta grave crisis construyendo 12.000 nuevas plazas penitenciarias, lo que significa el 50% de todo lo construido hasta el día de hoy.

Ya terminamos 2.000 de esas plazas y se encuentran en ejecución en diferentes estadíos las 10.000 restantes con cuatro nuevas unidades penitenciarias y 15 nuevas alcaidías, que van a permitir disminuir el hacinamiento y cerrar los calabozos en las comisarías, que afectan al personal policial de las tareas de seguridad ciudadana y tienen que dedicarse al cuidado de los detenidos. Esta cuestión, la ampliación del sistema penitenciario, para muchos incómoda, es un tema humanitario pero es también un tema de inseguridad, hay que abordar la reinserción laboral después de la condena, hay que abordar la cuestión de las condiciones carcelarias. Nuestra Constitución no plantea la tortura en las cárceles, sino la rehabilitación de quienes cumplen sus penas, que las tienen que cumplir con rigor, pero luego reinsertarse en nuestra sociedad. El nivel de reincidencia es inaceptable y es parte del problema grave de inseguridad en la Provincia.

Hoy tenemos un día muy especial, porque antes de realizar algunos anuncios, quiero referirme a lo que ocurrió en toda la Provincia de Buenos Aires, en todos sus rincones,hoy hubo una inmensa movilización de nuestro pueblo. Hoy volvieron las clases presenciales para 5,2 millones de alumnos, alumnas, comienzan el ciclo lectivo en 19.590 escuelas en toda la provincia de Buenos Aires. 5,2 millones de alumnos con clases presenciales en el año de la presencialidad plena.

Estuvimos hoy en Verónica, sin Verónica en Verónica, en Punta Indio, emocionandonos junto a 700 familias de pibes y pibas que volvían a la escuela. No es un tema tampoco para hacer con esto política partidaria, es simplemente la cuestión de ver la cara de alivio y de alegría de todos esos chicos, esas chicas, de sus padres, sus madres, sus abuelos, sus abuelos. Es el pueblo entero el que volvió a las aulas. Así que un dia muy especial producto de un esfuerzo enorme, fue el resultado de una batería de políticas sanitarias y educativas que permitieron el regreso, pero quiero decirlo bien claro porque creo en esto, el regreso cuidado, el regreso respetuoso, el regreso sin una finalidad política partidaria, el regreso de todos y todas en condiciones de seguridad sanitaria y edilicia como corresponde.

La educación fue, es y será una prioridad absoluta para nuestro gobierno, como lo hemos dicho durante la campaña y desde el mismo día de la asunción. Siempre lo ha sido para los gobiernos peronistas, y siempre va a serlo para todos los gobiernos peronistas como este. Arriba la Provincia, arriba la educación. El neoliberalismo, habitualmente, se rasga las vestiduras por la educación a la que atribuyen todo tipo de virtudes, pero cuando y donde les toca gobernar se han caracterizado por reducir los presupuestos. El ajuste siempre empieza por la educación, especialmente por la educación pública. Así se deterioran las instalaciones, así se abandona la formación docente, así faltan los materiales, así se castiga al salario docente y faltan miles de vacantes para que nuestros hijos e hijas puedan estudiar. Eso es lo que venimos a decir, viva la educación pública, nunca más al ajuste en la educación.

Frases del tipo “caer en la educación pública”, “para qué hay tantas universidades” o la persecución a los docentes cuando luchan por sus derechos, todo eso… (gritos) no lo digo, son citas textuales, escucho respetuosamente cualquier aclaración si lo de que “para qué las universidades que van los pobres” quería decir otra cosa, cualquier aclaración para que “caer en la escuela pública quería decir otra cosa”.

Y termino con esto, y lo dio así porque hemos sido muy atacados y queda en las opiniones y las vamos a escuchar y las hemos escuchado todos los días, en todos los canales opositores, todos los días las hemos escuchado, así que también quiero decir lo que creemos y no solo lo que creemos y lo que decimos, sino lo que hacemos El primer día prácticamente de gobierno, como primer programa anunciamos el Programa “Escuelas a la Obra”, lo anunciamos porque todos saben lo que pasa sin golpes bajos cuando no hay suficiente mantenimiento en las escuelas, y quiero decir que no es solo un anuncio, a la fecha, y lo pueden ver en cada ciudad, en cada pueblo, estuve en Mar del Plata ayer con un intendente opositor repasando las cientos de obras que se hicieron después de tanto tiempo en escuelas de Mar del Plata.

Estuve hoy en Punta Indio, un municipio oficialista, pero que se hicieron los baños de nuevo, se hicieron nuevos baños, nuevas aulas. Voy a decir también, y se pueden contar una por una, tal vez no está en los carteles, en las propagandas, suficientemente dicho porque es la realidad que le dan al márketing, a los carteles y a la publicidad, finalizamos 3.558 obras ne escuelas de norte, sur, este, oeste de la PBA, tenemos escuelas seguras, pero falta, falta y falta de infraestructura escolar, en el equipamiento escolar.

Cuento con años y años de docencia, sabemos que la mejor forma de llevar adelante el dictado de clases es la presencialidad, más allá de las herramientas tecnológicas que sirven de apoyo y sustento a la enseñanza y el aprendizaje. Pero el COVID-19 nos puso a nosotros y a todo el planeta ante un doble desafío: por un lado, cuidar a la comunidad educativa, siendo ésta una de las más expuestas al contagio; por otro, asegurar clases para todos los chicos y chicas de la Provincia. Para lograrlo, se diseñaron nuevos dispositivos y esquemas para asegurar la educación en entornos no presenciales. Se desarrolló la plataforma “Continuemos Estudiando”, una plataforma nueva, no quiero aburrirlos con cifras, infinitos materiales también en las aulas del bicentenario. Pero no todos, porque la nuestra no es una ciudad, la nuestra es una provincia con cientos y cientos de pueblos, localidades, escuelas rurales. En nuestra Provincia no hay conectividad, no había cuando asumimos el gobierno, por eso además se imprimieron de emergencia y se distribuyeron 13.700.000 cuadernillos para los que no tenían un dispositivo, para los que no tenían conexión.

Quiero recordar que el programa que distribuía computadoras fue prácticamente discontinuado durante la etapa anterior a la anterior, se distribuyeron Alberto más de cinco millones de computadoras entre los chicos y chicas de la Provincia, qué bien, pero qué bien nos hubiera venido que ese programa no se discontinuara, la falta de inversión en educación, en conectividad tiene efectos, había que compartir un celular porque no estaba…

Qué bien nos hubieran venido en pandemia. Así y todo, durante la pandemia distribuimos casi 90 mil netbooks, junto con el Ministerio de Educación Nacional, y también teníamos una situación de computadoras que no solo no se distribuían, sino que no se actualizaban, no se trabajaba sobre el software, estaban bloqueadas, se desbloquearon 157.361 equipos que estaban sin funcionamiento, se dió acceso y conectividad a 9 mil nuevas escuelas a lo largo y a lo ancho de toda la provincia y se pusieron a disposición de docentes y estudiantes 110.000 netbooks y tablets durante la pandemia. No se solucionó, no es lo miso, pero se invirtió se construyó y se trabajó. A los que dicen que no hubo clases durante la pandemia porque no había presencialidad, vayan a decírselo a la cara a nuestros miles y miles de docentes que recorrieron una por una las casas, son de sus pueblos, son de nuestros pueblos, a sus familias, a nuestras comunidades. Nos pueden decir cualquier cosa, menos que no invertimos y que no hacemos, y que no defendemos la educación pública y gratuita.

Quiero mencionar dos programas que se hicieron en la Provincia y no tengo noticia de que se ha hecho en otro lugar del país, es el Programa de atención, Acompañamiento a las Trayectorias y la Revinculación educativa en la PBA. Cuando decimos que se recorrió casa por casa, a mi me tocó cuando comenzó la pandemia, si no me equivoco fui a una escuela en San Vicente, donde maestras rurales me comentaban que son su propio vehículo, con su propio auto, porque no había un vehículo oficial, habían todos los días estando recorriendo las casas de sus alumnos. Hubo postales realmente de un esfuerzo, de una solidaridad que yo les pido ataquenme a mí, a nuestro gobierno, hagan política de partido, pero no les peguen a los que trabajaron para sostener este proceso educativo, no es con ellos, no tiene que ser con ellos, sufrieron persecuciones, no tiene que ser con ellos. Fue una etapa muy difícil, nadie es perfecto, nada se puede evitar que sea criticado, pero se trabajó, se trabajó y se trabajó.

En el caso del ATR, nuestro acompañamiento a las trayectorias y vinculación educativa, voy a hablar de resultados, fueron 30 mil docentes, más allá de la planta de docentes que contratamos con una inversión de la Provincia de Buenos Aires, 30 mil para sostener. Por eso digo, podrán criticar, no criticar, pero la verdad que mentir no corresponde. 30 mil docentes a los que se contrató, se capacitó para trabajar en paralelo en la revinculación y el resultado es que en septiembre de 2020 había 278.000 estudiantes que contaban con trayectorias educativas discontinuadas, 8,2% del total a fin del 2020, a finales de diciembre del 2021 se encuentran en esa situación de los 278.000, solamente 71.600 estudiantes, de 5,2 millones de estudiantes es el 2,1% de la matrícula total, logramos revincular a 3 de cada 4 estudiantes durante este período y es nuestro deber ético, pedagógico, es nuestra prioridad como dice nuestro Ministro, seguir trabajando para que recuperen su vínculo educativo los que todavía aún no lo han hecho. No importa la situación de vulnerabilidad que tengan, no vamos a dejar a nadie atrás, no vamos a dejar a nadie al costado, especialmente los que vienen de territorios y de hogares humildes pueden ser revinculados, no bajemos los brazos, que esta Provincia no baje los brazos, hay que incluir a todos y a todas y se hace con inversión educativa.

También hay que festejar que por tercer año consecutivo, vamos a tener un comienzo de clases en tiempo y forma. Hoy mirábamos, hace 13 años que no pasa en la Provincia, 13 años, que tres años seguidos garanticemos el derecho a la educación, pero también los derechos laborales de las y los trabajadores de nuestro sistema educativo, con un ciclo lectivo de 190 días de clases, luego de cerrar exitosamente las paritarias las paritarias docentes. No vinimos a perseguir a los trabajadores de la educación docentes, los vinimos a acompañar, a fortalecer, los necesitamos.

En este sentido, queremos agradecer a los representantes gremiales del cuerpo docente, queremos agradecer también a las familias, queremos insistir en que hay que enviar a los chicos diariamente a la escuela. Recuperar los ámbitos escolares después de la pandemia, como los hábitos en todoterreno es una prioridad. No es la asistencia un tema administrativo, queremos que se comprenda que las ausencias reiteradas atentan contra los aprendizajes.

El comienzo de clases se dará con presencialidad plena pero todavía cuidada, la pandemia no terminó pero volvemos a las escuelas en toda la Provincia.

Para hacerlo de nuevo, y no voy a abundar, $3 mil millones de pesos en asistencia a los Consejos Escolares de todas las jurisdicciones, para la preparación sanitaria, la limpieza, el mantenimiento, refacciones menores. Hicimos también un plan de vacunas libre, de los primeros, con dosis de refuerzos para los trabajadores y trabajadoras de la educación. Y tenemos hoy ya, más del 95% de los maestros, maestras, auxiliares de nuestro sistema vacunados con las tres dosis, esquema completo, protegidos, preparados para esto que se viene.

También, de nuevo no quiero abundar, pero estuvimos comprando barbijos tricapa, infantiles, tenemos para distribuir. No alcanza con decir que hay que cuidarse, hay que ayudar a los que menos tienen.

Volver a las aulas, sin riesgo ni tantos condicionamientos, es una de las mejores noticias que podemos tener y una señal de que estamos empezando un año muy diferente a los últimos dos. Sin dudas, las aulas vacías fueron uno de los aspectos más dolorosos de la pandemia, pero sin duda también, el pueblo de la Provincia de Buenos Aires trabajó, se esforzó, y fue solidario para recuperar la presencialidad.

Hablemos ahora del futuro. Recorrimos estos años de gobierno en pandemia, hablamos de un proceso de vacunación coronado por una temporada récord y el comienzo de las clases presenciales en la provincia de Buenos Aires.

Pese a la satisfacción que nos causan estos signos de recuperación, sabemos que la recuperación aún es insuficiente y despareja; tengo muy presente que nuestra gente padece aún problemas de todo tipo, pero este camino es el camino que tenemos que defender, acelerar y profundizar. Volver a la situación de prepandemia no era natural, no era automático, es un gran logro, pero no es nuestro objetivo como gobierno. Por ello debemos hacer muchísimo durante los años que vienen, durante estos dos años tenemos que dedicarnos a hacer todo lo que teníamos previsto para todo este período de gobierno.

Es cierto que muchos indicadores alcanzaron los niveles de prepandemia. El PIB ya está por encima del promedio de 2019, antes aún de la pandemia. Pero sigue aun 3,5% por debajo de aquel que teníamos antes del gobierno anterior. La tasa de desempleo, lo mismo, el último dato es mejor que el de 2019, pero es todavía inferior a la medía de la etapa neoliberal. Lo mismo pasa con el producto industrial, con el índice de la construcción, con las ventas en supermercados. Y, desde ya, con el salario. Medido por el RIPTE estamos arriba del 2019, pero todavía muy por debajo del final del 2015. No es que la meta sea volver precisamente a ese año, pero la meta es recuperar lo perdido en la pandemi, recuperar lo perdido en el neoliberalismo.

Es en este marco cobra importancia lo expresado ayer por Alberto, nuestro Presidente, sobre la deuda impagable que recibimos. Este año hay vencimientos, con el FMI, por US$19 mil millones, firmados en el crédito Stand By que se dejó del gobierno anterior, y el que viene hay vencimientos por US$20 mil millones de dólares. En dos años las reservas completas. Es, evidentemente, una deuda impagable, pero además, y por eso es importante lo que nos queda. La negociación con el FMI busca evitar una catástrofe y atenuar las lamentables consecuencias de un crédito que fue solicitado y concedido de manera igualmente irresponsable. Más que un préstamo, fue una verdadera trampa y de esa trampa estamos intentando salir. No puedo dejar de manifestar el repudio al neoliberalismo y al Fondo Monetario Internacional por haber dejado al pueblo argentino sometido a esta deuda impagable.

Que quede claro: el Fondo Monetario llegó de la manera que describí y el Frente de Todos no tuvo, ni tiene nada que ver con el origen de esta deuda, ni nunca hubiera ido a golpear las puertas del FMI. Al contrario, en la tradición de Néstor Kirchner, que en una decisión histórica se sacó de encima al FMI saldando el total de la deuda. Pero también en la continuidad de la tradición del General Perón, que rechazó el ingreso al FMI, y que apareció de la mano del gobierno de facto surgido de la Revolución Fusiladora del año 1955. Convocar al FMI entre gallos y medianoche, obtener el préstamo más grande de la historia facilitando así, una vez más, el ciclo de endeudamiento y fuga es algo que no vamos a olvidar y no vamos a perdonar.

Con respecto a la Provincia de Buenos Aires, quiero enviar un claro mensaje a los bonaerenses: el acuerdo del Fondo Monetario Internacional no tiene que ahogar el crecimiento ni la recuperación que estamos empezando a transitar. En la Provincia no puede, no hay lugar para ajuste. Después de una crisis tan dura, como prolongada, estamos empezando a caminar y nadie tiene derecho a cortarnos las piernas. Hay demasiadas heridas para reparar, demasiadas deudas que atender en el terreno de lo social, hay demasiados proyectos para realizar como para someter al pueblo y a la Provincia a otra etapa de ajuste; los bonaerenses ya hicieron suficientes sacrificios. Nuestro gobierno trabaja para saldar la deuda que tiene el Estado Provincial,pero la deuda que tiene con el pueblo bonaerense, esa es la deuda más importante. Y justamente no fueron los bonaerenses los que fueron a llamar al FMI, ni quienes concedieron este crédito.

Hablando de esto, tampoco podemos dejar pasar, hablando de esto, la guerra en Europa, que ha desatado una disparada en los precios internacionales y también eso va afectar, cómo está afectando en todos los países en los últimos años, a la inflación interna. Un petróleo que toca los 113 dólares, un precio, por mencionar uno de los cultivos, de la soja de más de 600 dólares afecta la economía argentina que aún está recuperándose de la pandemia. El FMI tiene que entender que necesitamos los instrumentos para defender a nuestro pueblo y para seguir creciendo.

Decimos que gracias a la vacunación estamos en un momento de quiebre. Venimos de 6 años de crisis, 6 años de pérdidas que tienen que ser superados, y no van a alcanzar dos años. Por eso cada uno de los ministerios, lamento no haber podido mencionar cada una de las acciones, pero cada uno de los ministerios tiene suplan a 6 años. A 6 años de caída, 6 años de crisis, a 6 años de pérdida, le toca 6 años de recuperación.

Ese es el Plan 6×6 que pretende ser una hoja de ruta y una planificación de políticas públicas que aseguren una profunda transformación, orientada a generar mayores niveles de desarrollo, inclusión, e integración. El Plan 6×6 tiene que estar asegurado y comprometido, independientemente de los contextos y de los condicionamientos que vienen del pasado o desde el exterior. Es la verdadera deuda de la Provincia con los bonaerenses y es hora de saldarla. Un año atrás, nos comprometimos a liderar la campaña de vacunación más grande de la historia para superar la pandemia, y el pueblo de la PBA cumplió. El año pasado dijimos que iba a empezar una fuerte recuperación económica y cumplimos también. Hoy nos comprometemos a que la Provincia de Buenos Aires tenga 6 años de recuperación tenga 6 años de transformación y desarrollo, trabajando el Gobierno por una vida digna, más justa y más feliz.

Entre las cuestiones estructurales, está el problema histórico para la provincia de Buenos Aires, que es la injusta distribución de la coparticipación a nivel nacional. Nuestra provincia recibe recursos muy por debajo de su contribución al régimen de coparticipación y también a su contribución en la actividad económica nacional. Mientras el aporte de nuestra provincia es el 36% de la recaudación nacional, la provincia sólo recibe un 22% en materia de coparticipación. Eso explica, en parte, que la provincia sea la jurisdicción que menos recursos per cápita recibe y tiene.

Estos recursos han sido estructuralmente insuficientes en relación a las necesidades de la provincia. El sistema de coparticipación actual no contempla la participación protagónica de nuestra Provincia en la actividad económica, su elevado peso sociodemográfico, la amplitud de los servicios sociales del Estado Provincial, y el hecho de que nuestra provincia concentre la mayor parte de la población, en condición de pobreza, de indigencia, con deficiencias estructurales, habitacionales, educativas y de salud en el país. Decimos que es la provincia más rica, pero tiene un gobierno pobre y es además la provincia más desigual. Esto, que se comprenda bien, no es contra ninguna provincia hermana, pero no podemos dejar de reclamar que la coparticipación no alcanza en la PBA. Los invito a todos y a todas a trabajar.

Porque desde el año ‘74 los recursos declinaron. Eran un 33% y se convirtieron en este actual 22%. Muchas veces con la idea, particularmente en el ‘87, de que dándole más recursos a otras provincias la población, en lugar de venir a buscar oportunidades con migraciones internas a la PBA, se iba a poder erradicar en el lugar donde nacieron y donde estaban originalmente. La verdad es que no tengo nada para decir en el terreno de los argumentos, del pensamiento. Tengo algo para decir en el terreno de la realidad y de la práctica; eso la verdad que no ocurrió, mientras que la coparticipación bajaba del 33 al 22% la proporción de la población nacional en la provincia siguió creciendo, del 26 al 39% del total. Es decir que tenemos más población, menos coparticipación. Después cuando nos comparan con otras jurisdicciones, que por motivos varios porque en parte la actividad no se realiza ahí pero recaudan impuestos, cuando nos comparan con cualquier otra jurisdicción yo no tengo más que decir que la PBA necesita más recurso porque es insuficiente para revertir las deudas estructurales de nuestra Provincia.

Es verdad que el gobierno anterior recuperó algo de coparticipación. Sin embargo también, y asociado a la llegada del FMI, luego el Fondo exigió que redujeran los subsidios, no sé si les suena el gobierno nacional, y lo que hizo el gobierno nacional es transferir los subsidios energéticos y de transporte en particular a la PBA. De modo que ese aumento original de la coparticipación se vio mermado, hasta casi traducirse a nada por la transferencia de los subsidios, que todavía hoy pagamos como se vio en nuestro presupuesto. Estimamos, para que también suene la cifra, $110 mil millones de pesos de subsidios que antes eran nacionales y hoy afronta el gobierno provincial. Y los afronta porque el subsidio a la energía y el subsidio al transporte es una política de ingreso indirecto, es una forma de mejorar condiciones de vida, es una forma de darles oportunidades a las Pymes y a la industria. Podemos discutir el grado, podemos discutir la profundidad pero no discutamos por favor, no discutamos algo fue uno de los elementos que diferencia a la Argentina de otros países de la región, que lamentablemente por no tener petróleo, por no tener acceso a la energía, por eso tienen que cobrar el precio internacional en dólares en cada uno de los hogares. Por eso yo vengo a reafirmar la soberanía energética argentina. La energía de hidrocarburos, de cualquier origen que proviene del subsuelo nacional tiene que venderse a precio nacional, no en dólares a precio extranjeros como exigen las empresas. Basta de verso, es subsidio a las empresas que quieren cobrar precios internacionales y que llaman subsidios cuando la tarifa es más baja.

En septiembre de este año, gracias a la comprensión del presidente de la Nación, se destinaron recursos para la creación del Fondo para el Fortalecimiento Fiscal de la Provincia de Buenos Aires. Esta decisión del gobierno Nacional fue un paso en la dirección correcta. Le agradecemos al presidente, le agradecemos a sus ministros, les agradecemos a los legisladores de la PBA, diputados y diputadas, senadores y senadoras que pelearon por estos recursos. Pero no es suficiente para solucionar nuestros déficits ni corrientes, ni estructurales. Alberto es un presidente que comprende esta situación y comprende los equilibrios que hay que tener, como nosotros también. No tenemos en este momento, porque lo van a decir, ni una exigencia, ni un reclamo, ni una crítica al presidente de la Nación. Tenemos solo el agradecimiento por haber avanzado en la dirección de la recuperación de nuestra coparticipación pérdidas y pedimos que se ponga en debate la cuestión de los fondos coparticipables nuevamente.

Por último con respecto a esto que decía, y a temas que no puedo evitar, tengo que señalar y lo voy a hacer con mucho respeto por el lugar que me toca, que en los últimos tiempo se conocieron escenas horribles que aparentemente hablan de causas armadas y de persecución política. Que aparentemente habla de promiscuidad entre la política, la justicia y los servicios de inteligencia. Voy a ser tan breve como tajante. Esta legislatura tiene que tomar cartas en el asunto, nadie puede hacerse el distraído. Discutan, debatan, usen la Constitución pero resuelvan el problema. es un oprobio para la PBA. Y en nuestra Provincia, como dijera ayer el Presidente, también tenemos que clausurar, si los hubo, los sótanos de la democracia y apartar a los responsables.

Voy ahora a señalar los 10 puntos, muy brevemente, de nuestro plan a 10 años que se va a presentar en cada uno de los municipios.

Bien, primero y muy breve porque ya lo he dicho y los voy a profundizar simplemente. Programa de pavimentación e iluminación integral en el Conurbano Bonaerense. El otro día estuve con la intendenta de Moreno que me contaba que en su distrito hay 25 mil calles de tierra. Esto no puede ser más, hay que abordarlo de una vez por todas. Nosotros vamos a pavimentar 10.000 cuadras durante este año y 20.000 cuadras durante el año 2023, y en 6 años vamos a trabajar para pavimentar e iluminar todas las cuadras de tierras que haya en nuestra provincia. Eso sí, hay muchas que requieren estudios por cuestiones hidráulicas, etc, ya lo vamos a abordar y lo vamos a hacer con todos los intendentes de la Provincia. No vamos a discriminar, como no lo hemos hecho hasta ahora, entre oficialistas y opositores. Es un trabajo colectivo, es algo que no puede seguir así.

Programa de Reparación de Escuelas, Hospitales, Registros de las Personas y Construcción de Casas de la Provincia. Las escuelas, los hospitales, hemos visto muchas veces, sin señalar, inaugurar una escuela, un jardín nuevo. Hemos visto inaugurar un pedacito de un hospital y mientras tanto atrás, que no tomaba el plano de la cámara quedaban los edificios vetustos, antiguos, a veces destruidos, tanto de escuelas, como de hospitales, como de registro civiles, diferentes edificios de la PBA. Es necesario lanzar, y lo estamos haciendo, un plan de reparación integral de las escuelas de la Provincia, de los hospitales de la Provincia, de los registros civiles de la provincia. Es la cara de la PBA, reparar primero, mantener después. no alcanza con cortar cintas, no alcanza con inaugurar. ¿Se ve menos? Claro que se ve menos. ¿Luce menos? Claro que se luce menos, pero es lo que hay que hacer.

Programa de Integración Provincial, Arraigo y Desarrollo Agrario. El objetivo de este programa es que se pueda vivir bien en el interior de la Provincia, y cuando digo bien es con igualdad de oportunidades. Y para tener igualdad de oportunidad se necesita como siempre un Estado presente. Obvio que alguien puede tener más y le va a ir mejor, alguien a veces se puede esforzar y de muy abajo consigue estar mejor. Pero sin igualdad de oportunidades el mérito es un verso. Hace falta generar igualdad de oportunidades, hoy lo llamamos igualdad de oportunidades, se llama justicia social. Y tiene que haber en toda la Provincia mejora de la conectividad rural, caminos rurales, internet, provisión y generación de energía, construcción de frigoríficos, de mercados de alimentos. Es increíble como hay producciones locales, lo hemos visto todos, que viajan cientos de kilómetros para industrializarse y después vuelven envasadas, en sachets al lugar de donde salieron. Hay lugares donde hay miles y miles de cabezas de ganado, bovino, ovino, porcino y no hay un frigorífico. Y obviamente estamos esperando todavía, a esa mano invisible del mercado, que a esta altura ya podemos decir y espero que no me esté escuchando algún nene o alguna nena, como los Reyes Magos, no existe la mano invisible del mercados, no existio nunca. es muy visible y son conglomerados, empresas concentradas en cada sector de la economía que cuando no se las regula, no se las controla ejercen el poder de mercado a placer, y ahi no hay ni armonía ni distribución, ahi es la ley del más fuerte, la ley de la jungla y eso es lo que tenemos que evitar.

Por eso también quiero anunciar un refuerzo a nuestro Plan Integral de Seguridad, que tiene que ver con la cuestión de los agentes.ustedes saben que hoy tenemos como 100 mil trabajadores y trabajadoras de la seguridad en PBA, pero solamente 35 mil, cuando recibimos, estaban en la calle. Y por la pandemia, con todas estas dificultades y queriendo tener una formación de excelencia es muy difícil multiplicarlos. Un oficial de policía bien preparado, bien entrenado, que tenga pertenencia a nuestra fuerza de seguridad, que sepa ejercer con conciencia, con responsabilidad y contemplando los DD.HH., el uso y el monopolio de la fuerza requiere una formación muy particular que no se logra en poquitos meses. Si queremos eso hace falta formar de otra manera y apuntamos a duplicar los agentes en la calle llegando a 700 mil agentes en calle. Hoy estamos en una búsqueda, un reclutamiento de 20 mil nuevos agentes para la PBA. 20 mil con el trabajo y la colaboración de los intendentes. Estamos trabajando, Martín, sobre 120 mil personas a entrevistar y a acercar.

Quinto punto, el relanzamiento del IOMA. Nuestro Instituto tiene 60 años de vida y hace 30 que sufre deterioro sostenido. En el año 2019, de todos esos 30 años, fue la segunda vez tuvo su segundo déficit después del año 2001. Recibimos a la obra social endeudada. Vamos a ejecutar un plan integral que empieza por la modernización y digitalización de todos los trámites con el objetivo de agilizar y automatizar la atención y el servicio. Invirtiendo en profesionales, infraestructura y ampliación de coberturas y medicamentos. Vamos a lanzar el Plan “IOMA Cobertura al 100%”, para prestaciones en el nivel de atención primario, medicamentos ambulatorios, para atención médica pasando de 7 mil médicos a 10 mil. Y para reducción del gasto de bolsillo de afiliados; creando 200 nuevos policonsultorios de IOMA con cobertura del 100% en toda la PBA. Objetivo inmenso.

La aplicación “Mi PBA”. Es una aplicación en la cual le vamos a dar un puerto de acceso a todas las prestaciones que tiene hoy la Provincia. El Vacunate Buenos Aires, la aplicación que tenemos todos descargados en nuestro teléfono, la Cuenta DNI, lo que empezamos a hacer con las comunidades educativas. Son pasos que se han dado para digitalizar, hacer más eficaz y más directo el contacto con los y las bonaerenses, que tiene que ser un contacto de doble mano. Va a haber una puerta de acceso única a todos los servicios de la provincia.

El Plan para la Digitalización y Formación Laboral de los Jóvenes. Vamos a entregar computadoras personales, en este año y en el que viene, a 270.000 estudiantes secundarios. Los que terminan van a tener su computadora personal para que también sirva para la formación profesional, porque se van a dar cursos gratuitos en la PBA a través del sistema de formación público para salida laboral. Y al mismo tiempo créditos a tasa subsidiada y no reembolsables a los que quieran recapitalizar emprendimientos y unidades productivas.

Turismo Todo el Año y en Toda la Provincia. Hablé largamente, es importantísimo esto. La actividad turística tiene mucho todavía para dar, necesitamos que el turismo no sea un tema de unos pocos meses de temporada alta. Necesitamos promocionar, ayudar, subsidiar, dar crédito al turismo para que el turismo sea todo el año y en toda la PBA. Nos vinieron a visitar 15 millones de personas, necesitadas que vuelvan y es un trabajo colectivo. Dentro de ese programa, y quiero simplemente pasar un dato, está uno que ya está funcionando que es el programa bonaerense para el turismo estudiantil. He visitado intendentes de todos los colores políticos, de todos los distritos turísticos de la PBA. ¿Saben que? Hay un apoyo unánime al programa de turismo estudiantil. Es reconocer un derecho al que le costó más pero es también dar trabajo y extender la temporada. Tenemos en este momento, llegamos Augusto, 37 mil inscriptos de 2600 escuelas, para recorrer la PBA en marzo, abril y mayo. Se termina la temporada, se termina el momento de la alta y viene este programa a sostener la demanda. Programa productivo y tecnológico bonaerense.

Por último el programa Educación que Transforma. Tenemos que garantizar el derecho social a la educación de calidad, para eso hay que fortalecerla formación docente, y potenciar la relación entre educación, trabajo y producción. No quiero abundar en esto pero estamos abriendo escuelas técnicas de nuevo, después de los cierres abriendo escuelas técnica. El otro día en Mar Chiquita, edificios, escuelas, en parque industriales abriendo formación de oficios, capacitación con sindicatos, en toda la PBA.

Y tengo hoy para hacer 4 anuncios en este marco primero, porque tenemos un Ministerio de Transporte el Boleto Estudiantil. Vamos a avanzar en un aumento paulatino de las inversiones para aumentar el número de beneficiarios que acceden al boleto estudiantil en el conurbano y en el interior de la provincia de Buenos Aires, pasando de 2 mil millones a 3,500 millones en Boleto Estudiantil. Tenemos una inversión muy grande productiva en Puertos de la PBA, le agradezco al Ministro Nacional de Transporte. Les agradezco a nuestra áreas de producción y transporte también. Estamos firmando, hemos firmado un fondo para el fortalecimiento de la infraestructura portuaria bonaerense con US$2 mil millones de dólares. La Hidrovía, el Canal Magdalena, fortalecer nuestros puertos, soberanía portuaria, soberanía bonaerense, puertos en la Provincia, trasladar carga de otros puertos antiguos y tener más logística multimodal en la provincia de Buenos Aires.

Tercer anuncio se llama Mesa Bonaerense. Cuervo, es un trabajo que venimos buscando poder anunciar, porque es una inversión muy grande. Soy con esto muy claro. Durante la pandemia ustedes saben que los comedores escolares, que cuando llegamos le daban alimento a 1,700.000 pibes y pibas de nuestra provincia, ya sea en modalidad de copa de leche, de colación, o en modalidad de almuerzo, bueno, cuando vino la pandemia esos comedores escolares no podían funcionar de modo presencial. Pero los trabajadores y trabajadoras de la educación, junto con los municipios y los consejos escolares, consiguieron que se repartieran módulos alimentarios durante toda la pandemia, no a 1,722.000 sino a más de 2 millones de familias en toda la PBA.

Lo que quiero anunciar hoy, es que hoy volvió la presencialidad plena, se vuelve a comer en las escuelas, se reabren los comedores de las escuelas, pero en conjunto, al mismo tiempo que va a haber en los comedores escolares el Servicio Alimentario Escolar, se crea el plan MESA, que es un módulo alimentario especial. Un módulo extraordinario para la seguridad alimentaria, que va a llegar a más de dos millones de familias de la PBA. Quiero agradecer al Ministerio de desarrollo Social de la Nación, quiero agradecer de nuevo al Presidente, porque esto no se podría hacer sin la cantidad inmensa de inversión que va a estar firmada en un convenio con la Provincia.

Y después dos anuncios, para terminar, que hacen al Banco de la Provincia de Buenos Aires. El primero, porque lo tengo al Tano Menéndez, flamante Presidente del grupo provincia, quiero decirles algo, desde la crisis de 2001, el Banco Provincia está en situación irregular, está en un plan que se llama, del BCRA; Encuadramiento y Regularización”, 21 años en situación irregular. Esto le impone límites a la actividad bancaria e implica una supervisión permanente del BCRA, al que tengo que agradecer también a su directorio y su Presidente porque nos ha ayudado durante este tiempo. En solo dos años, resolvimos todos los objetivos que impuso la autoridad monetaria en términos de capitalización del banco, el crédito al sector público y todas relaciones técnicas. Hoy el Banco Provincia expresa una solidez patrimonial y financiera inédita en los últimos 25 años. En el año del Bicentenario del Banco Provincia, vamos a dar por finalizado ese plan, que como una estigma, sigue pesando sobre nuestro Banco, de Encuadramiento y Regularización, un resabio de esa crisis neolibarla también, del año 2001. Para lo cual vamos a necesitar el apoyo y la ayuda de esta legislatura, porque el BCRA impide que el Banco de la Provincia tenga como propiedad instituciones vinculadas al negocio del Seguro. Por eso vamos a enviar un proyecto para transferirle al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires la titularidad de las 3 compañías de seguros del Grupo Provincia, de forma de dar cumplimiento con el último requisito normativo del Banco Central. Así, en los 200 años, vamos a ubicar a la entidad cerrándole unas de las páginas más oscuras y dejará para los y las bonaerenses un Banco totalmente fortalecido y regularizado para cumplir su rol de banco, de fomento, de desarrollo de la Provincia de Buenos Aires. El grupo asegurador va a ser estatal pero no propiedad del Banco, sino del Gobierno Provincial.

Por último, vamos a lanzar también del Banco Provincia, algo que se llama Cuenta DNI 13 a 17. A partir de mañana, ¿no Juan? A partir del día de hoy. Ahora. Todos los jóvenes, es online, no hace falta pisar una sucursal bancaria, es completamente digital y remoto. Todos los jóvenes entre 13 y 17 años van a poder abrir su caja de ahorro y realizar todas las operaciones desde el celular, llevando adelante una verdadera e integral política de inclusión financiera que nos va a permitir, Fernanda, pagarle a los titulares del Progresar de forma 100% digital. Gracias por el Progresar al gobierno nacional.

Quiero dar mi agradecimiento al gabinete y todo el grupo de trabajo del gobierno de la Provincia, que atravesó este período tan exigente dejándolo todo. A los que me acompañan hace muchísimo tiempo, a los que se sumaron hace poco y a los que se fueron para encargarse de otras responsabilidades. Quiero también pedir disculpas, que aun después de este informe extenso, no pude mencionar programas fundamentales que tienen nuestras políticas de género, de ambiente, de transporte, de salud mental entre otras. No se preocupen, ya vamos a estar anunciando y contando todo lo que están haciendo las áreas de gobierno y sobre todo lo que tiene que hacer para adelante.

Sé que cuento con los 135 intendentes para realizar esta urgente y necesaria tarea de empezar a dar vuelta la historia, y con el respaldo de nuestro gobierno nacional, también quisiera invitar a la oposición parlamentaria a formar parte de este profundo proceso de transformación del Estado y de la realidad provincial. Varias de las iniciativas de este plan serán enviadas al parlamento bonaerense, no para que actúe de escribanía, sino para que se reciban observaciones y que se den los aportes que se evalúen necesarios. El objetivo de nuestro gobierno y la responsabilidad de todos es generar una Estado más cercano, que cuide y que proteja, un Estado que promueva una vida mejor para todos y para todas, independientemente del rincón de la provincia donde elijan vivir. Que Buenos Aires sea una provincia mejor para vivir, mejor para estudiar, mejor para trabajar y que cada uno pueda hacerlo exactamente en el lugar que elija, sin que la ausencia de oportunidades lo vuelva a expulsar. Ese es el compromiso que tomamos para la etapa que viene,le hablamos a todos y todas.

Sé muy bien que después de estos seis años, hoy con una guerra que ya afecta a todo el sistema financiero y de precios mundial es muy difícil festejar, sin embargo hay mucho para estar orgullosos. Resistimos el peor tiempo de nuestras vidas y la peor crisis del siglo. Estamos empezando a dejar atrás la pesadilla del coronavirus y estamos avanzando fuertemente sobre un camino de recuperación económica. Si los años 2020 y 2021 estuvieron marcados por la pandemia; este año será un año de reconstrucción y de renacimiento.

Recién sostuve que en la Provincia de Buenos Aires no hay ni habrá ninguna clase de ajuste, pero sí sepan que lo que hay y habrá es un Gobierno que va a trabajar sin descanso para proteger, para reparar las heridas y sobre todo que ya está trabajando para promover la reactivación de todos los rincones de la Provincia. Vamos a superar esta crisis, no les quepa ninguna duda, y vamos a asegurar la justicia social a través de la misma receta con la que nos defendimos de la pandemia: con un Estado presente, con un gobierno protector y sobre todo con un pueblo solidario. Somos 17 millones de bonaerenses que tenemos que tirar y apuntar para el mismo lado.

Muchas gracias a todos, a todas y a trabajar.

Logo Diputados Buenos Aires

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡No te lo pierdas!

CUMBRE DE LAS AMÉRICAS: ALBERTO FERNÁNDEZ SE REUNIÓ CON EL ENVIADO DE BIDEN

Se trata de Christopher Dodd, asesor especial del Gobierno de Estados Unidos para la IX Cumbre de las Américas. "Argentina va a...

REINO UNIDO ANUNCIA UN IMPUESTO EXCEPCIONAL A LOS GIGANTES ENERGÉTICOS PARA AYUDAR A LOS HOGARES

El gobierno británico anunció el jueves un paquete de 15.000 millones de libras (19.000 millones de dólares) para ayudar a los hogares...

EL PAPEL PROTAGÓNICO QUE TENDRÁ EL HERMANO DE FACUNDO MANES EN LA CONVENCIÓN RADICAL

El hermano del diputado y neurólogo reemplazará en el cargo a Jorge Sappia y a la actual conducción. Así lo confirmó el...

LOS GOBERNADORES DEL NORTE GRANDE VUELVEN A REUNIRSE EN TUCUMÁN

El encuentro, signado por la tensión entre las provincias y la ciudad de Buenos Aires por la distribución de los recursos entre...

EL GOBIERNO ANUNCIA MODIFICACIONES EN EL IMPUESTO A LAS GANANCIAS

El presidente Alberto Fernández da a conocer los cambios en el mínimo no imponible que en la actualidad es de $225.937. La...